Colombia gana con guerra comercial entre Estados Unidos y China

Foto: Leonardo Muñoz / EFE - Archivo EL TIEMPO

Crece exportación de productos como polipropileno, tubos no soldados y transformadores dieléctricos.

Transcurridos 10 meses de una guerra comercial en la que resultó indirectamente perjudicada, Colombia saca ahora beneficios del arancel del 25 por ciento a productos de acero y del 10 por ciento a los de aluminio procedentes de cualquier nación del mundo que impuso EE. UU. en marzo, y de los cuales solo eximió a un poco número de países.

Y aunque Colombia guarda la esperanza de que la nación norteamericana devuelva lo recaudado por concepto de aranceles, descarta una cláusula de controversia o denuncia del tratado comercial (TLC) que se firmó en el 2012, tal como lo había pedido Bruce Mac Master, del gremio de los empresarios (Andi).

El dirigente también mencionó que la Organización Mundial del Comercio (OMC) es el órgano competente para dirimir el perjuicio a los exportadores, que ronda los 56 millones de dólares por año.

Pero tras una reunión entre 50 empresarios de la Cámara de Comercio Colombo Americana (AmCham) y el presidente Iván Duque, se acordó recurrir a la diplomacia comercial antes que tomar medidas extremas.

Incluso se propuso que AmCham sea el canal para facilitar el diálogo sobre temas álgidos en la relación comercial binacional, como estabilidad jurídica para las inversiones, propiedad intelectual, chatarrización, marco laboral y emprendimiento.

Un ejercicio de esta Cámara, con base en cifras del Dane, indica que si bien se desaceleraron las ventas de acero colombiano hacia EE. UU., otros productos, similares a los que China podía exportar sin arancel o con uno menor a territorio estadounidense, han crecido.

Los beneficiados

Por ejemplo, las exportaciones de productos laminados planos de hierro o acero galvanizados, principal ítem exportado por esa industria, solo crecieron 0,2 por ciento en los primeros nueve meses, mientras que entre 2016 y 2017 (cuando no había arancel) aumentaron 106 por ciento, al pasar de 7,4 a 15,1 millones.

Las ventas de un grupo de productos colombianos –a los cuales el país norteamericano no impuso aranceles como sí lo hizo con los procedentes de China– pasaron de 40 millones a 86,4 millones de dólares en los nueve primeros meses, un aumento de 116,4 por ciento frente a igual periodo del 2017.

Un producto nacional que ha aumentado sus colocaciones en EE. UU. es el polipropileno, materia prima utilizada para embalajes, cuerdas, ropa interior térmica y alfombras; artículos de papelería, envases reutilizables, equipos de laboratorio y altavoces.

También han crecido las colocaciones de copolímeros de propileno, esencial para la elaboración de tubos, juguetes, recipientes para alimentos, cajas, hieleras y botellas, entre otros.

Aparecen, además, las exportaciones de transformadores dieléctricos de más de 650 y 10.000 kilovatios, claves en grandes edificios, hospitales, industrias, minería y centros comerciales que demandan el uso intensivo de energía eléctrica.

Asimismo, han repuntado las exportaciones de tubos no soldados, que se destinan a la extracción de petróleo y gas natural.

En medio de esto, las cifras también muestran que existe un riesgo para la industria colombiana del acero por cuenta del aumento de importaciones de productos provenientes de China, Turquía y Rusia, que buscan mercado para los excedentes que dejan de colocar en Estados Unidos.

“En el comercio internacional comienza a verse el cambio en las tendencias como consecuencia de la aplicación de la política de comercio del presidente Trump para proteger la industria de su país y equilibrar la cancha con China y otros países”, dice la directora de AmCham, María Claudia Lacouture.

En su opinión, aún en circunstancias difíciles, es clave estar alerta para adaptar la industria local a las nuevas realidades. “Eso último es lo que reflejan las cifras en relación con los productos a los que se les subió el arancel para ingresar a Estados Unidos”, asevera.


Redacción Paz Estéreo. Con información del diario El Tiempo. 

COMPARTIR