Conmemoración del aniversario n° 34 de la toma al Palacio de Justicia

Foto: CEC

Con una solemne eucaristía, presidida por el Nuncio Apostólico en Colombia, Mons. Luis Mariano Montemayor, en la Catedral Primada de Bogotá, familiares y amigos de las víctimas, autoridades civiles, militares y de policía conmemoraron el trigésimo cuarto aniversario del holocausto del Palacio de Justicia.

Por. Diana Álvarez

CEC

Durante la eucaristía, concelebrada por los sacerdotes Darío Echeverri, Secretario General de la Comisión de Conciliación Nacional, y Francisco de Roux, presidente de la Comisión de la Verdad, el Nuncio destacó la importancia de la memoria, “que nos revela la verdadera identidad (…) La memoria es lo que hace que toda comunidad sea fuerte, porque hace que se sienta enraizada en un camino vital, en una historia, en un pueblo”.

Retomando las lecturas del día y haciendo memoria de quienes perdieron la vida ese trágico 6 de noviembre de 1985, mons. Montemayor se refirió a tres dimensiones temporales de la vida: el pasado, el futuro y el presente, que señaló: “deben vivirse a la luz de la memoria y de la esperanza”.

“Desde una perspectiva religiosa, para poder vivir integralmente lo que hemos sido y somos, es muy importante que tanto hombres y mujeres vivamos nuestra relación con la historia, con la vida, con nuestros difuntos, a la luz de la revelación de Dios, que nos propone una misión del futuro”, afirmó.

Cabe recordar que la toma del Palacio de Justicia fue perpetrada por los guerrilleros del Movimiento 19 de abril (M-19). Dicha incursión fue seguida de la reacción de la Policía Nacional y el Ejército Colombiano, rodeando el edificio e iniciando una operación de retoma del mismo que se extendió hasta el jueves 7 de noviembre de 1985.

Esta toma y retoma han sido calificadas como una masacre por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).


Tomado del portal de la Conferencia Episcopal de Colombia

COMPARTIR