El jugador Mateo Kovačić expresó en Instagram su fe católica.

El jugador Mateo Kovačić expresó en Instagram su fe católica dedicando medalla de plata al patrono San Antonio de Padua, Santo de la parroquia de su pueblo.

La selección de Croacia, es subcampeón, en el mundial de Rusia 2018 y como gesto de amor y fe, Mateo Kovacic, dió gracias a San Antonio de Padua, el Santo de la parroquia de su pueblo, conmoviendo en las redes sociales.

                               (Pantallazo de la publicación del jugador en redes sociales)

Después de la ceremonia de premiación, Kovacic se tomó una fotografía luciendo la banderola en el vestuario del estadio Luzhniki de Moscú y la publicó en Twitter con este texto:

“¡Orgullo del cielo en tu familia del fútbol!” La misma imagen tiene hasta el momento más de 300 mil reacciones en su cuenta oficial de Instagram.

En el apoteósico recibimiento en Croacia, el jugador también lució la banderola

Mateo, se ha caracterizado por ser católico, y demostrar su fe. El año pasado en Semana Santa publicó la imagen de una cruz y una corona de espinas con el mensaje “y Él mismo cargó con nuestros pecados en su cuerpo en la cruz. Que todos tengan una bendita Pascua”.

Además, en una entrevista expresó: “Rezo antes de todos los partidos. Me da la fuerza y la inspiración para jugar, y el poder saber que todo va a estar bien. Como cualquier persona normal, tengo mis heridas y debilidades, y la oración y la fe me ayudan a superarlo”.

Aunque la vida de Mateo no ha sido fácil, el cree plenamente en el Santo San Antonio de Padua, en cada paso que da.

Kovacic, es centrocampista de 24 años que también integra el Real Madrid de España, recibió el premio luciendo en la espalda una banderola con la imagen del santo franciscano y la iglesia que lleva su nombre en Sesvete, el pueblo donde creció. En esta misma iglesia fue monaguillo y conoció a su esposa Isabel.

Nació el 6 de mayo de 1994 en Linz (Austria), país a donde llegaron sus padres en 1991 huyendo de la guerra de los balcanes que desmembró a la entonces Yugoslavia. La familia de Kovacic procedía de Kotor Varos, una ciudad de mayoría ortodoxa.

En Austria fue educado en la fe católica, hasta que en 2007 la familia decidió regresar a Croacia, instalándose en Sesvete junto a otros muchos católicos.

La iglesia de San Antonio de Padua empezó a levantarse en 1991. Al principio eran 900 familias y que ahora más de 2.300; de las cuales han nacido varias vocaciones sacerdotales.

Kovacic es uno de los futbolistas que más manifiesta su fe católica en redes sociales. Después de ganar el partido de semifinal contra Inglaterra. El deportista publicó en Instagram una fotografía de la bandera croata con un Cristo y una pequeña imagen de la Virgen con el texto “Gracias, Dios mío” en croata.


Redacción: Annie Rincón