Crónicas de la creación de “El olvido que seremos”

Foto: Javier Cámara y el director Fernando Trueba. Foto cortesía de Dago García Producciones.

Esta semana se anunció que “El olvido que seremos” entró en la selección oficial del Festival de Cine de Cannes. ARCADIA habló con su director, Fernando Trueba, y con el presidente de Caracol Televisión, Gonzalo Córdoba.

Fernando, cuando le plantean este proyecto, ¿cuál fue su primera reacción y por qué? 

Mi primera reacción fue decir que el libro no era adaptable, y di tres razones. La primera, técnica: la historia se desarrolla a lo largo de 25 años. Eso es cinematográficamente imposible. La segunda, ontológica: el libro es verdad. Son los recuerdos de Héctor Abad Faciolince de su padre, escritos 20 años después del asesinato de éste. Las películas son representaciones. Actores «haciendo de”, nada más lejano a la verdad. La tercera, una cobardía: los buenos libros son peligrosos para el cine. Más un libro como este, que vive en el corazón de sus lectores de un modo muy especial. Todos ellos ya “hicieron la película” en su cabeza al leerlo.

¿Por qué quiso contar esta historia? 

Sobre todo, quise contar la historia de un hombre bueno. El cine rinde un culto constante al mal. Los “malos” son los héroes de las películas de hoy. Es como si quisieran acostumbrarnos a ellos, hacernos aceptarlos, en vez de combatirlos y derrotarlos. No pienso que el cine deba ser edificante ni moralista, pero me enamoró el personaje, la persona, de Héctor Abad Gómez. Y me dije: Sé humilde. Imagina que eres un escultor, y que te han encargado una estatua de él para ponerla en una plaza de Medellín a la que van a darle su nombre. Y pensé: debo hacer esa estatua, quiero hacerla.

Para mí los grandes hombres no son los políticos ni los reyes ni los guerreros. El héroe no es Aquiles, pobre… El héroe es Homero. España es para mí Cervantes, Velázquez, Goya y Picasso. El siglo XVIII es Condorcet, Hume, Diderot y Kant. El XX es Isaiah Berlin, Cornelius Castoriadis, John Rawls, Tony Judt… La gente que piensa un mundo mejor, que sueña un mundo mejor y trabaja para él desde su sitio y sin intentar imponer una visión a los demás. Sino haciendo lo que debe hacer, aportando su grano de arena.

Héctor Abad Gómez pertenece a esa lista, a esa tradición, ilustración, cultura, humanidad, bondad, generosidad…

¿Cómo capturó el alma del libro en la pantalla grande?

El alma del libro no hay que “capturarla”. Le pertenece al libro, es el libro. Yo debía preocuparme de que la película tuviera alma, la suya propia. De hacer cine.  Mi compromiso como director de cine es siempre y, ante todo, con el cine. En este caso me ha ayudado haber nacido en una familia numerosa, como la familia Abad, llena de hermanos, de risas, de voces… Lo que yo buscaba era crear vida con esa familia, con el padre y el hijo, con la madre y las hermanas. Es una película de amor, ante todo.

Gonzalo, ¿por qué decide Caracol Televisión llevar a la pantalla grande «El olvido que seremos»?

Porque creemos en la universalidad de las historias colombianas, en el legado de una persona como Héctor Abad Gómez, y en la invitación a la reflexión que como sociedad debemos hacer a partir de una historia tan fuerte y tan vigente como la de “El olvido que seremos.”

Hace años Caracol Televisión decidió incursionar en la producción de cine. ¿Por qué? 

Sesenta años de historia como realizadores de contenidos audiovisuales de la más alta calidad y aceptación en el mundo son una permanente motivación para buscar la siguiente gran historia y el siguiente reto narrativo.

Nuestro compromiso es con la sociedad en la que vivimos, la que queremos ayudar a construir, y el tipo de reflexiones que queremos impulsar. La idea es que estas historias nos ayuden a ser cada vez mejor como país.

Caracol Televisión ha participado en exitosas películas como “El abrazo de la serpiente”, “Pájaros de verano” y ‘Monos’. ¿Cómo escogen los proyectos en los que se involucran?

Es una mezcla de factores: la historia, por supuesto, su relevancia para Colombia y su capacidad para viajar más allá del país, pero en su nombre.

Estas películas que usted menciona reflejan la Amazonia y su tradición, la contaminación que el narcotráfico produce en la sociedad y los retos de los niños en medio de un conflicto.

Ahora estamos de la mano de un gran director mirando el legado que deja un gran líder social, pionero en los temas de salud pública. Un combatiente con las ideas; en esencia un hombre bueno.

¿Cuáles son los planes para el futuro?

Por el momento, seguir apoyando y generando proyectos de relevancia para la cinematografía colombiana junto a Dago García Producciones que nos ha acompañado en este camino. Ya estamos vinculados a los siguientes proyectos de Víctor Gaviria, Laura Mora y Cristina Gallego.


Tomado del portal de la Revista Arcadia