¿Cuál es la prisa por salir de James? Los movimientos de Real Madrid

Foto: James Rodríguez / Real Madrid

La directiva necesita abrir espacio para los regresos y aliviar masa salarial en tiempos de pandemia

Por: Jenny Gámez

Fútbolred

Que sí, que buscan con urgencia una salida para varios jugadores de Real Madrid que no contaron ni contarán para el técnico Zinedine Zidane, que nadie quiere verlos en la sede por estos días, que es cuestión de urgencia.

Pero, ¿por qué tanta prisa? Porque, otra vez y como siempre, los negocios determinan los rendimientos deportivos y, en el caso del colombiano y otros más, ayudarán más si están afuera.

Real Madrid, más allá de las simpatías personales, que a estas alturas no son determinante para entrenadores pragmáticos como Zidane, está perfilando su plantilla para la temporada 2020/2021, pues el muy meritorio título de LaLiga no cura la pena de la Champions en las oficinas de la presidencia, donde terminaron muy dolidos no por el qué (se sabía que Manchester City tenía todas las armas para imponerse) sino por el cómo (4-2 global).

Es un hecho que, como consecuencia de la pandemia, la prioridad no serán los fichajes sino las salidas, por varias razones: los jugadores en la puerta de salida cobran salarios que rondan, sumados, los 50 millones de euros, un número nada despreciable a la hora de ahorrar. Varios, además, tienen cartel para ser buenas ventas definitivas y los posibles cedidos dejarían dinero en caja que servirá para paliar la crisis económica.

Critican a James por elección del mejor colombiano y opinión de Rincón

Los gustos más caros de James y la razón por la que no tiene licencia

El día que James Rodríguez pensó en abandonar el fútbol profesional

James habla de sus posibles destinos y sus sentimientos por no jugar

Salir para abrir espacio

La primera necesidad ‘merengue’ es abrir espacio en el medio campo a Odegaard, a quien han ordenado regresar tras su cesión, muy exitosa por cierto, en Real Sociedad. y el primer nombre de la lista es el de James, pues, como dice el diario Marca de España, «debe salir al cien por ciento»… y él es primero que quiere salir cuanto antes. ¿El pero? No hay ofertas reales, tiene un contrato de 8 millones de euros por temporada que no es fácil de asumir, le queda todavía un año y, si no se dan prisa, en cinco meses negociará libre.

Y no es el único. Capítulo aparte se escribe con Dani Ceballos y Óscar Rodríguez, a quienes, según se dice, Zidane quiere darles una oportunidad. El primero, de 24 años y corte ofensivo, ha hecho una buena temporada en su cesión al Arsenal de Inglaterra pero quieren más protagonismo y eso haría que los británicos se replantearan una cesión más o incluso una compra: no lo pueden garantizar. Además, Dani interesa al Real Betis, que sí le daría los minutos que anhela. Si lo quiere el Madrid debe darle continuidad, y eso no es fácil de prometer. Pero ojo: algunos periodistas en España aseguran que Ceballos sabe que no es del gusto del francés, pero la directiva presiona para repescarlo ya hacer un buen negocio. ¿Otro caso James?

El caso de Óscar, el Rodríguez que sí quiere Zidane, es particular porque en Leganés (cedido) demostró que es más polifuncional, que no le pesa la marca, que podría ser buen relevo para Modric.  Solo que el croata sigue ahí y falta ver si le hará gracia ver a otro que le compita por la posición. Y al final, ante los dos posibles regresos, también está Isco, algo fastidiado ya de ser ‘segunda guitarra’ y abierto a escuchar ofertas si se confirma la llegada e otros dos mediocampistas. ¿Ven? La fácil es la salid de James, el único de todos los de la lista que no tiene la bendición de Zidane. Se va, se abre un espacio, se ahorran unos cuantos millones, se factura lo que se pueda (no hay muchas ambiciones) y asunto resuelto.

Rearmando el ataque

La noticia para James es que él y Gareth Bale serían por primera vez importante para Zidane, teniendo en cuenta que son la solución a todo el rompecabezas: si se van, aportarían, en el mejor de los casos, alrededor de 70 millones en una venta, pero, más importante que todo, ahorrarían cerca de 28 millones por año en salarios. ¡Un gana-gana!

Lo del galés, además, es urgente porque su relación con Zidne, igual que la de James, escaló hasta un punto de no retorno. Eso y el hecho de que hay que apuntalar el ataque, potenciando a Hazard y a Jovic como se espera o presionando al necesidad de una llegada, ya en el siguiente mercado, de la nueva obsesión madridista: Kylian Mbappé.

Sin el galés en la nómina, el niño prodigio francés sería más accesible. A estas alturas, a nadie hace gracia que el segundo goleador, tras benzema, sea el defensor Sergio Ramos. Es un lunar inocultable para Zidane su falta de ‘punch’ en el área rival.

Ahora, hay que buscarles opciones también a Mariano y Brahim, que tampoco llena al DT francés, y pescar dinero ahí por una cesión o al menos un ahorro en masa salarial. No se cierra del todo la opción de ver salir a Lucas Vázquez, aunque es útil para las emergencias, y a Borja Mayoral hay que encontrarle club.

El plan es reforzarse sin gastar, por la vía de repatriación. Pero las llegadas no son sencillas en un camerino tan grande y con tantas ganas de jugar. Mucho aliviarán James y los otros a los que se les ha señalado la puerta. El colombiano es el único que quiere irse. Y si lo logra, Real Madrid, por primera vez en la temporada, estará muy agradecido.


Tomado del portal Fútbolred