Detalles de la “La última cena” de da Vinci

Foto: “La última cena" de Leonardo da Vinci. Crédito de la imagen: Getty Imagenes / Ted Spiegel / Colaborador

Google digitalizó, en altísima definición, una de las obras más importantes de la historia del arte. En Google Arts, el fresco, pintado entre 1495 y 1498, recupera su esplendor, y está causando sensación en el público.

Por: Cristina Esguerra

Revista Arcadia

Del fresco creado por Leonardo da Vinci en el convento dominico Santa María de las Gracias en Milán, solo queda alrededor del 20 por ciento del trabajo original. El artista lo pintó sobre la pared con témpera y aceite. Como resultado la obra comenzó deteriorarse poco después de haber sido creada, y por consiguiente ha tenido que ser restaurada varias veces.

A pesar de ello, sigue siendo considerada una de las obras maestras de la historia del arte. Con ella, da Vinci revolucionó la manera como se representaba uno de los hitos del cristianismo. Hasta el momento, pintores como Domenico Ghirlandaio dibujaban la Eucaristía: Cristo aparece partiendo el pan, y los Discípulos sentados a lo largo de la mesa.

Leonardo convierte la escena en una de drama, de acción. Rompe la iconografía de la Última Cena como institución de la Eucaristía, y representa el momento narrado en el Evangelio en que Jesús afirma: “uno de ustedes me traicionará.” El anuncio explota como una bomba entre los asistentes, y genera la diversidad de respuestas humanas dibujadas por da Vinci.

Desde su creación, el fresco despertó un interés masivo. Según el historiador y crítico de arte norteamericano, Leo Steinberg, “La última cena” probablemente fue una de las primeras ilustraciones ampliamente reproducidas.

Google Arts digitalizó una copia de la obra realizada por dos estudiantes de Leonardo da Vinci: Giampietrino y Giovanni Antonio Boltraffio. Se cree que esta versión de “La última cena” fue creada poco después de que da Vinci terminara el original, y se la considera una de las más fidedignas.

La herramienta de realidad aumentada de Google, le permite al público sentir la tensión que creó da Vinci, y ver detalles de la obra -como el salero derribado por Judas- que hace años desaparecieron del original.


Tomado del portal de la Revista Arcadia