Hoy 08 de septiembre es la celebración de la Natividad de la Virgen María. La historia relata el profundo amor mariano que se siente desde los primeros cristianos y la importancia del nacimiento de la Madre de Dios.

La Virgen María tiene gran importancia en la vida de los católicos, por sus virtudes y pureza, principalmente por ser la madre de Dios. Y aunque se desconoce la fecha de su nacimientos, porque en los evangelios no está registrada. Algunas tradiciones hablan de que su nacimiento fue en Belén y que ella es descendiente de David. Por otro lado una corriente griega y alemana, asegura que ella nació en Nazareth.

San Juan Damasceno (675-749), en una hermosa homilía pronunciada un 8 de septiembre en la Basílica de Santa Ana en Jerusalén dijo “Tenemos razones muy válidas para honrar el nacimiento de la Madre de Dios, por medio de la cual todo el género humano ha sido restaurado y la tristeza de la primera madre, Eva, se ha transformado en gozo”, decía

“¡Oh feliz pareja, Joaquín y Ana, a ustedes está obligada toda la creación! Por medio de ustedes, en efecto, la creación ofreció al Creador el mejor de todos los dones, o sea, aquella augusta Madre, la única que fue digna del Creador”, añadía el Santo y Doctor de la Iglesia.

Pero, ya en el siglo V existía en Jerusalén el santuario mariano situado junto a los restos de la piscina Probática (de las ovejas). El cual se encontraba debajo de la hermosa iglesia románica levantada por los cruzados (aún existe) y en (la Basílica de Santa Ana), donde se hallan los restos de una basílica bizantina y unas criptas excavadas en la roca que parecen haber formado parte de una vivienda que se ha considerado como la casa natal de la Virgen.

El llamado Protoevangelio de Santiago (siglo II), fue una tradición que se vincula con la convicción expresada por muchos autores acerca de que Joaquín, el padre de María, fuera propietario de rebaños de ovejas. Los mismos eran eran lavados en piscina probática antes de ser ofrecidos en el templo.

San Juan Damasceno, solía explicar “Hoy emprende su ruta la que es puerta divina de la virginidad. De Ella y por medio de Ella, Dios, que está por encima de todo cuanto existe, se hace presente en el mundo corporalmente”.
“Sirviéndose de Ella, Dios descendió sin experimentar ninguna mutación, o mejor dicho, por su benévola condescendencia apareció en la Tierra y convivió con los hombres”.

En el siglo V – VI y en occidente en el siglo VII, se dice que surgió en el oriente el nacimiento de la Santísima Virgen, donde era celebrada con una procesión – letanía que concluía en la Basílica de Santa María la Mayor.

¡Felicitaciones a nuestra Madre!, y muchas bendiciones para todas las comunidades y congregaciones marianas.

Oración Por la Natividad de la Virgen María 

Padre Celestial, Tú has querido que en María se reflejase tu amor.

¡Gracias por habernos dado una madre tan perfecta!
Ella es para nosotros una nueva revelación
de todos los tesoros de bondad que se encuentran
escondidos en tu corazón paterno,
nos muestras hasta qué punto Tú eres bueno y dulce en tu amor.

Con su ternura y su solicitud, ella nos hace conocer
el afecto delicado y vigilante que te une a Tí con nosotros,
puesto que toda la fuerza de tu amor materno desciende
a ella de tu corazón de Padre.

En María no hay nada que no le haya sido dado
expresamente por Tí: ella trae a nosotros tú imagen,
nos hace descubrir tu rostro de amor.

Sin el consuelo de su presencia y la continuidad de
sus atenciones, nos faltaría una de las pruebas más
evidentes de que Tú estás continuamente cercano a
nosotros, para sostenernos, consolarnos, y protegernos.
Su mirada bondadosa y su inmensa piedad para
con los pecadores, como somos nosotros, nos invitan
a creer que tu misericordia es inconmensurable y
que no se deja vencer por la ingratitud y por la maldad.

María nos muestra cómo Tú nos amas y nos impulsa
a confiarnos completamente a tu amor.

¡Te damos gracias porque te agrada manifestarte
y darte a nosotros a través de ella! Amén.


Redacción: Paz Estéreo