Estallan nuevos incendios en campo de refugiados de Moria, en Grecia

Las llamas afectaron las pocas zonas que quedaban en pie tras el fuego del día anterior.

Varios incendios estallaron nuevamente este jueves en el campo de refugiados griego de Moria, en las pocas zonas que todavía quedaban sin destruir tras los fuegos de este martes y miércoles.

Según informa la televisión pública griega ERT, los incendios se produjeron en el olivar que rodea las instalaciones y quemaron las pocas carpas que quedaban. Equipos de bomberos arrojaron desde el aire agua para intentar extinguir el fuego.

A lo largo de toda la mañana varios focos que fueron sofocados con rapidez. En las carreteras que rodean el campo, más de 12.000 personas esperaban a que llegaran nuevas carpas o a ser trasladadas a los tres barcos prometidos por el Gobierno griego para albergar a los mas vulnerables.

(Le puede interesar: Destruído, así se ve el campo de refugiados de Moria tras incendio)

Sin embargo, según medios locales, vecinos de la isla griega bloquearon la carretera de acceso al campo en el punto por el que deben entrar los vehículos militares y la maquinaria para preparar el terreno para las nuevas carpas.

El gobernador de la región del Egeo Septentrional, Konstantinos Mutzuris, afirmó que la población local estaría dispuesta a aceptar un centro de registro en el que los refugiados que lleguen a Lesbos pasen una noche o dos, pero no una estructura cerrada con miles de personas.

«En Lesbos es casi imposible crear otra estructura porque la población sufrió durante tanto tiempo y tiene miedo», añadió Mutzuris a la emisora Skai.

El portavoz del Gobierno griego, Stelios Petsas, aseguró que las primeras personas podrán pasar la noche este mismo jueves bajo techo, pero reconoció que la operación tardará días, a la vista de la magnitud del desastre.

(Lea también: ¿A qué se debe la tensión entre Turquía y Grecia en el Mediterráneo?)

Según Petsas, se pudo restablecer ya el reparto de víveres y agua. Miles de personas pasaron la noche en la calle, instaladas en la carretera que rodea lo que hasta este martes era el campo de refugiados, sin poder comer ni beber nada.

El portavoz gubernamental señaló que comenzó la operación de hacer pruebas de covid-19 a gran escala y ya enviaron a la isla 19.000 test. El campo llevaba una semana en cuarentena tras la aparición de un primer caso de coronavirus en un refugiado somalí y la detección posterior de 35 personas que entraron en contacto con él.

El incendio estalló precisamente después de que las autoridades comunicaran a estas personas que debían ser aisladas, una circunstancia que el Gobierno griego considera como prueba de que el incidente intencionado.

Petsas recalcó que los autores de los incendios pensaban que de esta manera podrían provocar su salida de la isla, pero «no se irán», salvo los menores no acompañados que ya salieron, añadió.

(Además: Roma: un millar de personas protestan contra mascarillas y vacunas)

EFE


Tomado del diario EL TIEMPO / Agencia EFE