Evacuados el embajador y personal diplomático de EE UU en Bagdad por el asalto a la legación

Foto: Un grupo de milicianos prende fuego este martes al muro de las instalaciones de la Embajada de EE UU en Bagdad. THAIER AL-SUDANI / REUTERS

Miles de personas se manifiestan ante la Embajada estadounidense para condenar el bombardeo llevado a cabo por Washington que dejó 25 muertos el domingo

Por: Pablo Guimón / Washington / Bagdad

EL PAÍS (ES)

Al grito de «muerte a América», miles de manifestantes y milicianos han atacado este martes el complejo de la Embajada de Estados Unidos en Bagdad, para condenar los bombardeos de Washington en la frontera sirio-iraquí contra una facción proiraní a la que acusa de atentar en repetidas ocasiones contra intereses norteamericanos en Irak. Los ataques aéreos dejaron en la noche del domingo al menos 25 combatientes iraquíes muertos y 51 heridos y han provocado una ola de indignación en el país árabe que ha dejado en segundo plano la rebelión espontánea contra la clase política y su principal mentor, Irán, reavivando también el sentimiento contra la presencia estadounidense.

Los manifestantes no han entrado en los principales edificios de la Embajada, pero han atravesado temporalmente los puestos de control que normalmente restringen el acceso a la zona verde de alta seguridad, donde está la legación diplomática. Han lanzado piedras y objetos, y amenazan con acampar indefinidamente junto al perímetro del complejo. Los manifestantes han quemado banderas estadounidenses y arrancado las cámaras de seguridad, después de que las fuerzas especiales de seguridad de Irak se desplegaron delante de las puertas del edificio para impedir la entrada. El embajador y parte del personal diplomático han sido evacuados de la Embajada, según han explicado a la agencia Reuters dos funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores iraquí. Dentro del edificio, según una fuente oficial, quedan miembros del personal de seguridad.

El presidente Trump ha reaccionado con furia al asalto, acusando a Irán de orquestar el ataque y conminando a Irak a proteger la Embajada. «Irán asesinó a un contratista estadounidense e hirió a varios. Hemos respondido con fuerza, y así lo haremos siempre. Ahora Irán está orquestando un ataque a la Embajada de Estados Unidos en Irak. Se les hará responder plenamente por ello. Además, esperamos que Irak utilice sus fuerzas para proteger la Embajada y así se lo hemos notificado», tuiteó el presidente desde su residencia vacacional de Mar-a-Lago, en Florida.

Al penetrar en las instalaciones de la sede diplomática, los manifestantes han quemado parte del muro que las rodea, así como algunas cabinas y torres de vigilancia. Han irrumpido en una zona de recepción, derribando puertas fortificadas y cristales blindados, según The Washington Post, y le han prendido fuego. Los guardias de seguridad de la legación están intentando dispersarlos con gases lacrimógenos, según constató un fotógrafo de Efe e informa Reuters. Además, el personal de seguridad de la legación ha lanzado granadas aturdidoras para tratar de dispersar a los manifestantes, según Reuters. Soldados estadounidenses se pueden ver en azoteas del recinto y cercanas, según Associated Press, pero no han disparado.

Los manifestantes van vestidos con el uniforme de combatientes de las Fuerzas de Movilización Popular (FMP), una coalición de paramilitares dominada por facciones chiíes proiraníes a la que pertenecen las Brigadas de Hezbolá, la facción atacada en los bombardeos estadounidenses del pasado domingo. El líder de las FMP —también conocidas como Hashd Al Shaabi—, Qais al-Khazali, y otros dirigentes milicianos se han sumado a esta movilización, en la que se han ondeado banderas de las Brigadas de Hezbolá como gesto de apoyo a este partido-milicia, considerado organización terrorista por la UE y Estados Unidos. «Los estadounidenses no son bienvenidos en Irak. Son una fuente de maldad y queremos que se vayan», ha dicho a Reuters al-Khazali. Las FMP son una coalición de milicias —muchas de ellas apoyadas por Irán— formada para luchar contra el Estado Islámico (ISIS, en sus siglas inglesas) y que ahora está integrada en las fuerzas de seguridad iraquíes.

Algunas mujeres con banderas iraquíes y de las FMP también han participado en la protesta. En la manifestación había pancartas que rezaban «El Parlamento debe expulsar a las tropas estadounidenses, si no, nosotros las echaremos» o «Cierren la Embajada estadounidense de Bagdad». Los manifestantes coreaban cánticos como «Estados Unidos es el gran Satán» o «¡no, no a América! ¡No, no a Trump!». A la manifestación también ha acudido el número dos de las FMP, Yamal Yaafar Ibrahimi, conocido como Abú Mahdi al Muhandis, según Reuters.

Los incidentes suponen un importante revés en las relaciones entre Washington y Bagdad, que amenaza con minar la influencia de Estados Unidos en la región. Así lo indica la airada reacción del Gobierno iraquí al ataque estadounidense y la aparente decisión, al menos tácita, de permitir su acceso a la que constituye la zona más protegida de la capital. Las fuerzas de seguridad iraquíes no impidieron el paso de los manifestantes cuando se dirigían a la zona fortificada después del funeral celebrado por los muertos en el ataque estadounidense, dejándoles pasar por un control de seguridad.

Los bombardeos, que Washington ordenó en represalia por la muerte la semana pasada de un contratista estadounidense en un ataque con cohetes contra una base en Irak, han azuzado el sentimiento antiestadounidense. El ataque que terminó con la vida del contratista no fue reivindicado por ninguna milicia, pero Estados Unidos, que ya había sufrido múltiples ataques contra sus intereses en Bagdad por los que prometió una respuesta firme, lo achacó a la facción chií de las Brigadas de Hezbolá.

Las autoridades políticas y religiosas de Irak condenaron y rechazaron la respuesta de Estados Unidos y el Gobierno calificó la acción como «una violación de la soberanía iraquí». Por su parte, el prominente clérigo chií Muqtada al Sadr aseguró este lunes en un comunicado que está dispuesto a «expulsar» a EE UU de Irak «por medios políticos y legales» y, para ello, pidió colaboración entre instituciones y partidos políticos.


Tomado del diario EL PAÍS (ES)