Hace 40 años, Maradona hizo en Colombia el mejor gol de su carrera

Foto: Archivo EL TIEMPO

El recuerdo de uno de los momentos más brillantes de la carrera del argentino, ocurrió en Pereira. 

Por: José Orlando Ascencio

EL TIEMPO

Los dos goles que Diego Armando Maradona le marcó a Inglaterra en los cuartos de final del Mundial de México 1986 han inspirado cientos de páginas de periódicos y horas de radio y televisión.

El segundo, aquél por el que el célebre narrador Víctor Hugo Morales lo apodó ‘barrilete cósmico’, es, para muchos, el mejor de la historia de la Copa del Mundo.

Sin embargo, para el propio Maradona, ese no fue el mejor gol que hizo en su carrera. Cada vez que le preguntan, el ’10’ habla de un partido que jugó en Pereira, Colombia, con su primer club profesional, Argentinos Juniors. Ese tanto cumple 40 años este miércoles. 

¿Cómo terminó el que por entonces era una figura emergente del fútbol mundial jugando en Pereira? Por esa época era normal que grandes equipos, no solamente de Suramérica sino del resto del mundo, jugaran partidos de pretemporada en el país. De hecho, ese juego hacía parte de un cuadrangular en el que estaban Argentinos Juniors, Pereira, América y Deportivo Cali. 

No era barato traerlo. En su libro ‘El mejor gol de Maradona no fue a los ingleses’, el periodista y escritor colombiano Alejandro Aguirre afirma que cada partido de Argentinos Juniors en Colombia costó 40 mil dólares, una fortuna para la época.

Ese juego, disputado el 19 de febrero de 1980, se promocionó como el duelo entre Maradona y la figura del Deportivo Pereira, Benjamín ‘Mincho’ Cardona, quien días antes había hecho parte de la Selección Colombia que clasificó a los Juegos Olímpicos de Moscú. 

‘Mincho’, oriundo de La Unión (Valle), recuerda en charla con EL TIEMPO, 40 años después, detalles de lo ocurrido: «Nosotros habíamos terminado el Preolímpico ese domingo y el martes tuve que presentarme al Deportivo Pereira. El juego fue el miércoles. Había un señor de mi pueblo, muy aficionado al fútbol, que ese día llevó una pancarta que decía: ‘Si Brasil tiene a Pelé y Argentina a Maradona, en La Unión estamos contentos de tener al ‘Mincho’ Cardona'», dijo.

La foto que acompaña esta nota, en la que Maradona y Cardona posan juntos, salió la semana siguiente en la revista Cronómetro, de EL TIEMPO.

Maradona, desde entonces, demostró su valentía, como lo hizo diez años después, en el Mundial de Italia, cuando jugó casi todo el torneo con un tobillo muy inflamado.

«Tuve la oportunidad de conocer y saludar a Maradona. Nosotros estábamos concentrados en el mismo hotel que Argentinos Juniors», recordó el goleador Hugo Horacio Lóndero, por entonces jugador del Pereira.

«El técnico de Argentinos Juniors era el ‘Zurdo’ López, que había jugado conmigo en Nacional. Nos saludamos en el lobby y me lo presentó. El ‘Zurdo’ le preguntó que cómo seguía y él le respondió que no tan bien: tenía el dedo gordo del pie derecho inflamado, parecía una morcilla. Yo dije ‘Este tipo no va a jugar’. Fue al revés: hizo un gol inolvidable», recordó Lóndero.

El propio Maradona reconoció que no estaba bien. «Ese día tenía el dedo así, todo gordo, feo. Parecía un huevo de Pelé», dijo en una entrevista con TyC Sports.

Maradona marcó tres goles esa noche, uno de ellos de tiro libre. Pero el que motivó esta historia ocurrió a los 25 minutos del segundo tiempo, con el marcador 3-2 a favor del Pereira.

Lóndero lo describió así: «Él arrancó similar al gol que hizo en México, como en la mitad de la cancha. Fue eludiendo a los rivales: Farid Perchy, Henry Viáfara se le tiraron encima, Luego vino el paraguayo Alcides Sossa y el último que lo cruzó era el ‘Moño’ Muñoz: cuando llegó, amagó a patear, enganchó y quedó de frente al arco. Cuando le salió el arquero, que era Roberto Vasco, amagó a tirar al segundo palo y se la tocó cortita al primero. Fue un gol espectacular».

Ese partido terminó 4-4 y Pereira se impuso en el desempate desde el punto penalti para luego enfrentar al América por el título del cuadrangular. «Ese partido lo jugamos de tú a tú con el Pereira, pero Maradona ya era un fuera de serie», recordó el ‘Mincho’, que anotó, de penalti, el tanto del empate definitivo.

La otra curiosidad de ese gol es el que video que lo registra duró escondido durante 33 años. Aguirre cuenta en su libro que la única cámara presente ese día en el estadio Hernán Ramírez Villegas pertenecía a Carlos Arturo Marín, el único camarógrafo que iba a los partidos por esa época.

A la cinta le sacaron varias copias. Una de ellas pertenecía a un profesor jubilado que una vez llegó a Caracol Radio a mostrársela al periodista Danilo Gómez Herrera. Gómez sacó una copia y la guardó. Eso fue en 2000. 

Muchos años después, en 2013, el narrador Gustavo ‘Tato’ Sanint se enteró de que en Win Sports estaban buscando el video y recordó que Gómez tenía una copia. Así apareció la prueba del mejor gol de la carrera de Maradona, con la narración de Ray Mosquera y los comentarios de Carlos Antonio Vélez.

Pero esa no fue la única copia que le sacaron a la cinta. «El presidente del club, José Arenas, una persona muy querida, lo tenía filmado y el casete lo guardaba en su oficina. A todo el que iba le mostraba el gol. Era el representante de ventas de Suzuki en Colombia, entonces trataba mucho con los japoneses. Un día estaba en su oficina con él y unos japoneses. No les entendía nada de lo que decían, pero se agarraban la cabeza», recordó Lóndero.

Pasaron 40 años. Maradona recuerda cada detalle de ese gol al Deportivo Pereira como si lo hubieran marcado ayer. Y una labor de arqueología futbolística logró rescatarlo del olvido y dejarlo para la memoria, por siempre.

José Orlando Ascencio
Subeditor de Deportes


Tomado del portal del diario EL TIEMPO