Harvey Weinstein la sacó barata en procesos por abuso sexual

Foto: AFP

El productor de cine de Hollywood fue hallado culpable de agresión sexual y violación.

Por. Sergio Gómez Maseri

EL TIEMPO

Al menos 5 años pasará el productor de cine Harvey Weinstein en la cárcel luego de que un jurado en Nueva York lo halló culpable de agresión sexual y violación de dos mujeres, en un caso que le dio la vuelta al mundo y dio vida al movimiento #MeToo.

Aun así, el famoso productor, conocido por películas como Pulp Fiction y Shakespeare in Love, la sacó barata, pues el mismo jurado lo absolvió de tres cargos que contemplaban hasta la cadena perpetua.

El escándalo de Weinstein hizo erupción el 5 de octubre de 2017 cuando un informe de The New York Times reveló que el cineasta había llegado a arreglos económicos con 8 mujeres que lo habían acusado de acoso y abuso sexual. Entre ellas, las actrices Rose McGowan y Ashley Judd.

Una semana después, el semanario The New Yorker presentó una investigación en la que al menos 13 mujeres lo señalaban de lo mismo.

Tres de ellas incluso describían lo sucedido como una violación sexual.

La también actriz Asia Argento, por ejemplo, sostuvo que el productor la había forzado a practicar sexo oral durante un encuentro que sostuvieron en el marco del festival de cine de Cannes en 1997, cuando ella apenas tenía 21 años.

Tras las revelaciones iniciales, Weinstein fue expulsado de la poderosa empresa de producción de cine y televisión que creó junto con su hermano, al igual que de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, la organización que presenta los premios Óscar.

Pero era solo el comienzo. Desde entonces, más de 100 mujeres se han declarado víctimas del productor, que, además, enfrenta numerosos litigios civiles y criminales en diversas cortes del país.

Sus testimonios giran en torno a un mismo patrón de conducta: Weinstein utilizaba su poder para abusar sexualmente de jóvenes actrices que luego permanecían en silencio por miedo a que el productor arruinara sus carreras. Así mismo, obtenía ‘favores sexuales’ prometiendo que, de consentir, las ayudaría a surgir en la competida industria del entretenimiento.

Actrices conocidas denunciaron

Famosas como Angelina Jolie y Gwyneth Paltrow hicieron también públicas sus experiencias de acoso sexual con el productor y contribuyeron a la expansión de #MeToo, un movimiento que ya había sido fundado por Tarana Burke en 2016, pero que se volvió masivo y global con el caso Weinstein.

Y ya no solo contra celebridades del cine y la farándula, sino contra políticos y otros que utilizaron su poder y posición para abusar sexualmente de mujeres sin sufrir las consecuencias.

En mayo de 2018, los fiscales de Nueva York finalmente elevaron cargos criminales contra Weinstein por abuso sexual contra dos mujeres. Si bien las acusaciones eran más numerosas, los fiscales se concentraron en aquellas que se podían probar y todavía estaban vigentes (en algunos estados de EE. UU., el derecho a acusar a alguien por violación expira si no se reporta en un período determinado de años).

Una de ellas fue la exactriz Jessica Mann, quien acusó al productor de violarla en un hotel de Nueva York en el 2013. La otra es Mimi Haley, un asistente de Weinstein según la cual el cineasta la forzó a practicar sexo oral en el 2006.

Así mismo, los fiscales presentaron los testimonios de otras cuatro mujeres, entre ellas la actriz de la popular serie The Sopranos, Annabella Sciorra, con la intención de establecer un patrón de “conducta sexual depredadora”, el otro crimen del que se lo acusó.

Ese cargo, de demostrarse, contemplaba una sentencia mínima de entre 10 años y cadena perpetua. Pero para poder considerarlo, el jurado tenía que hallarlo primero culpable en ‘primer grado’ de los abusos sexuales contra Mann y Haley.

Algo que el jurado sí determinó en el caso de Haley, pero no pudo establecer “más allá de toda duda razonable” con Mann, otorgando un veredicto de culpable, pero solo de violación en tercer grado, que solo contempla una pena máxima de dos años de prisión.

Entre sus víctimas hubo algo de decepción con el veredicto, pues esperaban una condena más severa que reflejara un patrón de conducta que se extendió por más de tres décadas.

“Aunque el resultado es decepcionante porque no ofrece la justicia total y verdadera que tantas mujeres se merecían, Weinstein será reconocido por siempre como un depredador sexual”, dijo en un comunicado el grupo Silence Breakers, que incluye a varias de las actrices que lo acusaron.

Weinstein, que a lo largo del proceso estuvo en libertad bajo fianza, fue trasladado de inmediato a una prisión mientras espera la sentencia definitiva este 11 de marzo.

Si bien el mínimo de la sentencia es un lustro, podría permanecer hasta 25 años en una prisión si el juez así lo decide. Y eso, según la también actriz Mira Sorvino, “es un motivo más que suficiente para celebrar”.

Sergio Gómez Maseri
CORRESPONSAL DE EL TIEMPO
WASHINGTON


Tomado del diario EL TIEMPO