Hoy 09 de Junio, un día después de la fiesta del sagrado corazón, se celebra el día del inmaculado corazón de María uniendo dos corazones inseparables, el de Jesús y María 

La Iglesia católica, conmemora el día de hoy la fiesta del Inmaculado Corazón de María, precisamente al otro día de celebrar el día del sagrado corazón de Jesús, con la finalidad de manifestar que estos dos corazones son inseparables y que María siempre lleva a Jesús.

En esta fecha, se recuerda la devoción del corazón de María, hablándonos del amor de nuestra madre hacia nosotros, por medio de su intercepción, después de su entrada a los cielos. Gracias a ella obtenemos las gracias necesarias, logrando la paz entre las naciones, la libertad para la iglesia, la conversión de los pecadores, y todo lo que pídanos con fe y amor. María es Amor y pureza , ella es practica las virtudes.

El Papa Pío XII en 1944, fue quien estableció esta celebración,con motivo de la intercesión de María buscando “la paz entre las naciones, libertad para la Iglesia, la conversión de los pecadores, amor a la pureza y la práctica de las virtudes“.

Es importante mencionar, que en las apariciones de la Virgen de Fátima a los tres pastorcitos en 1917, nuestra Señora le dijo a Lucía: “Jesús quiere servirse de ti para darme a conocer y amar. Quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón”. también decía: “A quien le abrazare prometo la salvación y serán queridas sus almas por Dios como flores puestas por mí para adornar su Trono”.

En otra ocasión les dijo: “¡Sacrificaos por los pecadores y decid muchas veces, y especialmente cuando hagáis un sacrificio: Oh, Jesús, es por tu amor, por la conversión de los pecadores y en reparación de los pecados cometidos contra el Inmaculado Corazón de María!”

Tiempo después, cuando Lucía era postulante en el Convento de las Doroteas en Pontevedra (España), la Virgen se le aparece con el niño Jesús y, mostrándole su corazón rodeado de espinas, le dijo: “Mira, hija mía, mi Corazón cercado de espinas que los hombres ingratos me clavan sin cesar con blasfemias e ingratitudes”.

“Tú, al menos, procura consolarme y di que a todos los que, durante cinco meses, en el primer sábado, se confiesen, reciban la Sagrada Comunión, recen el Rosario y me hagan compañía durante 15 minutos meditando en los misterios del rosario con el fin de desagraviarme les prometo asistir en la hora de la muerte con las gracias necesarias para su salvación”.

Además, San Juan Pablo II declaró esta festividad en honor a la Madre de Dios, lcomo fecha obligatoria y no opcional. Es decir, que debe realizarse en todo el mundo católico.

Video de: ACIPRENSA

“María es exactamente como Dios quiere que sea su Iglesia: Madre tierna, humilde, pobre de cosas y rica de amor” Papa Francisco.


Redacción: Annie Rincón