Jamaica Kincaid y Anne Carson, las favoritas de la crítica para el Nobel de Literatura 2020

Foto: Las escritoras Jamaica Kincaid y Anne Carson – ABC

La Academia Sueca dará mañana a conocer el ganador de este año, que recibirá el premio en su país debido a la pandemia

Por: Juan Carlos Delgado

ABC

Tras una serie de catastróficos escándalos, emulando el título del libro que luego fue película, mañana se falla el premio Nobel de Literatura de este año pandémico con el intento, por parte de la Academia Sueca, de recuperar el prestigio empañado en los dos últimos aciagos años. Sin embargo, no parece que haya garantías de que las aguas se calmen, por fin, en la otrora admirada institución, que todavía está lejos de encontrar el camino hacia la necesaria renovación.

Los críticos literarios suecos consultados por la agencia AFP señalan a quince posibles candidatos, sin que haya entre ellos, sin embargo, grandes favoritos. Entre ellos destacan Anne Carson -premio Princesa de Asturias de las letras 2020-, Jamaica Kincaid, Ngugi wa Thiong’o,

 Maryse Condé, Michel Houellebecq o Thomas Pynchon. pero lo cierto es que, a falta de las filtraciones propias de los últimos años, la Academia Sueca mantiene en secreto el voto de sus dieciocho miembros hasta el último momento.

La polémica causada por las acusaciones sexuales contra el esposo de una de los miembros de la junta, Katarina Frostenson, no tiene precedentes para la Academia Sueca, una venerada institución establecida por el Rey Gustavo III en 1786 y aún bajo el patrocinio real. A finales de 2017, la Academia se encontró repentinamente en el foco de atención después de que 18 mujeres denunciaran acoso sexual y asalto por parte de Jean-Claude Arnault, que actualmente se encuentra cumpliendo condena en prisión por violación. El escándalo hizo que, por primera vez en casi sesenta años, el año pasado se concedieran dos premios Nobel de Literatura (Peter Handke y Olga Tokarczuk), ya que la Academia Sueca aplazó el galardón en 2018 por la crisis que socavó sus cimientos.

«Si la Academia sabe lo que es bueno para ella, debe elegir Jamaica Kincaid», aseguró a AFP Björn Wiman, jefe de Cultura del principal diario sueco, el «Dagens Nyheter». El periodista considera que, Al escribir sobre temas que están en el debate ahora mismo, como el colonialismo, el racismo o la identidad de género, «ella es exactamente el tipo de persona que llevaría el premio en la dirección idealista querida por Alfred Nobel». Wiman no descarta, pese a todo, que la institución prefiere no «desempolvar a un viejo candidato» que ha estado fingiendo durante muchos años, «como hicieron con Handke».

Aunque Kincaid «es una escritora increíblemente musical y fácil de amar», la crítica sueca Madelaine Levy considera que Michel Houellebecq es un perfil más acorde con los gustos de la Academia Sueca, además de que el francés está ya bastante acostumbrado a todo tipo de comentarios controvertidos. «Con una consideración pesimista de la Europa contemporánea y una visión muy negativa de la humanidad, donde el hombre es un fracaso», Houellebecq, de 64 años «crea una gran literatura sobre la debilidad y la fealdad del hombre ”, subraya Levy, cuya elección de corazón sería Joan Didion.

Más allá de la opinión de los periodistas y críticos suecos, los corredores de apuestas de la web Ladbrokes ven como triunfadora a Maryse Condé, ganadora del premio Nobel alternativo que se concedió en 2018, con una probabilidad de 5 contra 1, justo por delante de Lioudmila Oulitskaïa, Haruki Murakami Murakami y Margaret Atwood. El español Javier Marías, otro habitual desde hace años, parece en esta ocasión el mejor autor hispanoamericano en las quinielas, en las que figura, además, el argentino César Aira. «La Academia ha sorprendido a todo el mundo muchas, muchas veces. Sus caminos son impenetrables», remata Madelaine Levy.

Los clásicos

En la nómina de nombres clásicos figuran Milan Kundera, Ismail Kadaré, Péter Nádas, Adonis, Gerald Murnane, Jon Fosse, Claudio Magris, Don DeLillo o Joyce Carol Oates. En los últimos años la Academia optó por elecciones sorprendentes, premiando por primera vez el reportaje periodístico con la bielorrusa Svetlana Alexijevich o galardonando a Bob Dylan y al británico Kazuo Ishiguro. Pero en ocasiones anteriores se decantó por nombres esperados, como el turco Orhan Pamuk (2006), o recuperó otros que ya parecían olvidados, como ocurrió con Mario Vargas Llosa (2010).

Aunque esta institución insiste siempre que no premia ni literaturas ni países, sino autores, sus decisiones a veces parecen seguir un criterio de rotación de continentes y de lenguas, aunque el predominio histórico occidental es abrumador: el 80% de los ganadores han nacido en Europa o en América del Norte. Desde su creación en 1901, el Nobel de Literatura ha distinguido a 116 autores, solo 15 de ellos mujeres, y en cuatro ocasiones ha sido compartido, la última vez en 1974.

El español José Echegaray abrió en 1904 la lista de autores hispanos, que incluye a compatriotas suyos como Jacinto Benavente (1922), Juan Ramón Jiménez (1956), Vicente Aleixandre (1977) y Camilo José Cela (1989). La lista de premiados en castellano la completan los chilenos Gabriela Mistral (1945) y Pablo Neruda (1971), el guatemalteco Miguel Ángel Asturias (1967), el colombiano Gabriel García Márquez (1982), el mexicano Octavio Paz (1990) y ya mencionado Vargas Llosa.

Sin ceremonia, pero con más dinero

A finales de septiembre, la Fundación Nobel anunció la cancelación este año de las tradicionales ceremonias de entrega y celebración de sus galardones en Estocolmo el 10 de diciembre, y que los premios se darán en mano a los ganadores «en sus países de origen». «Las actuales circunstancias con la pandemia hacen de este un año único en la historia de los premios Nobel, ya que la idea es que las medallas y diplomas se entreguen a los galardonados de manera segura en sus países, muy probablemente con la ayuda de Embajadas o de las universidades de los premiados», indicó la fundación en un comunicado. Por ello, la ceremonia de entrega en la sala de conciertos y el banquete en el Ayuntamiento de Estocolmo se cancelan y en su lugar habrá un acto televisado desde ese lugar, al que solo asistirá un público reducido.

Los galardonados recibirán este año un millón de coronas suecas más (unos 100.000 euros), al ampliar la Fundación de 9 a 10 millones de coronas (945.000 euros) el premio para cada categoría. Un aumento que la institución sueca atribuye a la mejora de sus finanzas. Los premiados ya llegaron a recibir 10 millones de coronas, pero en 2011 la cifra se bajó a 8 millones, también alegando razones de índole financiera. En 2017, la fundación elevó la cifra a 9 millones de coronas, una cantidad que se entregó en la tres últimas ediciones.


Tomado del portal español ABC