La dificultad para lograr que Aida Merlano sea enviada al país

Foto: EL TIEMPO

Gobierno Nacional le solicitará la extradición de la excongresista a Juan Guaidó.

Aunque en la noche de este lunes la Fuerza de Acciones Especiales de Venezuela (FAES) aseguró que la excongresista prófuga de la justicia Aida Merlano fue capturada en el sector de El Milagro, en Maracaibo, Venezuela, el retorno de la exrepresentante a la Cámara, condenada por corrupción electoral, es difícil. 

La explicación no es otra que el distanciamiento y rompimiento de relaciones diplomáticas que existe entre Colombia y Venezuela, esto debido a las críticas del gobierno colombiano al gobierno de Nicolás Maduro por la grave crisis de ese país, y porque Colombia reconoció a Juan Guaidó como legítimo presidente venezolano, en lugar de a Maduro.

Precisamente, el Ministerio de Justicia se pronunció en la noche de este lunes sobre la detención y aseguró que aún no han recibido por parte de la Interpol de Venezuela la confirmación de la captura, pero por fuentes de inteligencia de la Policía Nacional se logró determinar que fue detenida en el estado de Zulia.

Así mismo, el Gobierno Nacional indicó que una vez el juez competente solicite la extradición de Merlano, se «hará la solicitud ante el legítimo de Gobierno de Venezuela, en cabeza de Juan Guaidó».

Aunque sí existe una circular roja de Interpol contra Merlano, agregaron fuentes de la Fiscalía, al no haber comunicaciones oficiales diplomáticas la extradición sería complicada, puesto que ese es un proceso de cooperación judicial entre países que tienen algún acuerdo para ello.

Por ello, la opción más viable para lograr que Merlano regrese a Colombia, en donde la espera una condena de 15 años de cárcel proferida por la Corte Suprema de Justicia, sería que sea deportada.

La deportación, a diferencia de la extradición, no es un trámite judicial sino una decisión discrecional de un país sobre un ciudadano extranjero que esté en su territorio.

Pero, de nuevo, advierten las fuentes, una eventual deportación sería una decisión completamente del Estado venezolano.

La última colaboración judicial que hubo entre Colombia y Venezuela fue en septiembre del 2018, con en el envío de Juan Carlos Sánchez Latorre, alias Lobo Feroz, quien fue señalado de abusar sexualmente de más de 200 menores de edad, especialmente en Barranquilla.
Aunque Colombia había pedido la extradición de ‘Lobo Feroz’, en su momento no se pudo aplicar esa figura y el gobierno venezolano lo envió deportado. 

Merlano está prófuga desde el primer de octubre del 2019, día en que –con una cuerda roja lanzada desde un segundo piso en el edificio donde asistía a una cita odontológica– se lanzó y fue recogida en la calle por un motociclista.

En el consultorio odontológico estaban los hijos de la excongresista, Aida Victoria Merlano y otro, que es menor de edad, razón que llevó a la Fiscalía a abrir una investigación contra Merlano y su hija, así como contra el odontólogo Javier Guillermo Cely, quien la atendió minutos antes de que se fugara.

Además, su fuga le costó el puesto al entonces director del Inpec, general William Ruiz.

Merlano fue condenada por la Corte Suprema de Justicia a 15 años de prisión después de encontrarla responsable de corrupción electoral, concretamente de hacer parte de una red que se dedicaba a comprar votos.


Tomado del diario EL TIEMPO