La guerrilla del ELN declara un alto al fuego unilateral en Colombia por el coronavirus

Foto: Liberación de tres militares secuestrados por el ELN en Arauca, en septiembre de 2018 /AFP

Los rebeldes lo consideran un “gesto humanitario” ante los estragos de la pandemia

Por: Santiago Torrado

EL PAÍS (ES)

A las puertas de la segunda semana de cuarentena general decretada por el Gobierno de Iván Duque para frenar la propagación del coronavirus, el Ejército de Liberación Nacional (ELN), la última guerrilla activa en Colombia, ha anunciado un alto al fuego unilateral de un mes ante el avance de la pandemia. Las acciones militares de los rebeldes se supenderán “a partir del 1 hasta el 30 de abril”, según el comunicado conocido la noche del domingo, y difundido este lunes por varios congresistas partidarios de que se retomen los congelados diálogos de paz con el grupo guevarista.

El comunicado, firmado por el Comando Central del ELN, asegura que el alto al fuego es “un gesto humanitario” en momentos en que el pueblo colombiano “padece la devastación del coronavirus”, una situación que reconoce como “una crisis sanitaria y humanitaria mundial”. Colombia, que registra más de 700 casos confirmados y una decena de muertes asociadas al Covid-19, se somete a una cuarentena nacional desde el pasado 25 de marzo hasta el próximo 13 de abril. La máxima instancia de los rebeldes sostiene que se reservan el derecho a defenderse de los ataques de la fuerza pública, grupos paramilitares y bandas del narcotráfico.

El secretario general de la ONU, António Guterres, había pedido hace ya una semana un “alto al fuego mundial” que detenga todas las guerras para ayudar a hacer frente a la pandemia. “Es tiempo de declarar un cese al fuego y de que unamos esfuerzos para reducir el riesgo de propagación del virus y de afectación, especialmente, a las comunidades más vulnerables”, había declarado el jefe de la misión de verificación de la ONU en Colombia, Carlos Ruiz Massieu, haciendo eco de ese pronunciamiento. Guterres acogió este mismo lunes con “beneplácito” el anuncio del ELN e hizo “un llamado a otros grupos armados para que hagan los mismo”

Nacido bajo el influjo de la revolución cubana hace más de medio siglo, el ELN ha anunciado en múltiples ocasiones alto al fuego unilaterales. Es considerada la última guerrilla activa después del acuerdo de paz alcanzado entre el Gobierno de Juan Manuel Santos (2010-2018) y las otrora Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), hoy desarmadas y convertidas en un partido político con representación en el Congreso.

Este alto al fuego, sin embargo, se produce en momentos en que no hay un proceso de diálogo en el horizonte. El carrobomba que acabó con la vida de 22 jóvenes policías el 17 de enero de 2019 en la Escuela de Cadetes General Santander, en el sur-occidente de Bogotá, dejó en suspenso la difícil negociación que Santos había echado a andar en la recta final de su mandato, y que languidecía desde que Duque –un férreo crítico del acuerdo con las FARC– tomó el relevo en agosto del 2018.

En su comunicado, el ELN también pide al Gobierno de Duque “que ordene el acuartelamiento de sus tropas” y se reúna con sus delegados en La Habana, Cuba, “para concertar un cese el fuego bilateral y temporal”, acompañado de los países garantes. El Ejecutivo, en la dirección contraria, ha internacionalizado las tensiones con el ELN enmarcándolas en la lucha contra el terrorismo, como dejó claro en la cumbre internacional celebrada a comienzos de este año con ocasión del aniversario del atentado a la escuela de cadetes. De hecho, ha pedido insistentemente a las autoridades cubanas que capturen a los cabecillas del ELN. La Habana –que también albergó las negociaciones con las FARC– ha negado a Bogotá la extradición de los negociadores que siguen en la isla, amparados por los protocolos de ruptura de los diálogos.

El ELN cuenta con al menos 2.500 hombres distribuidos en distintas regiones del país, incluyendo varios departamentos fronterizos. El Gobierno de Iván Duque ha denunciado insistentemente, incluso ante la ONU, que los rebeldes encuentran refugio del otro lado de frontera con Venezuela, donde han consolidado una retaguardia estratégica. Como advierte una reciente radiografía de la Fundación Ideas para la Paz (FIP), el ELN no solo ha logrado fortalecerse y consolidarse en zonas donde ya tenía presencia histórica, también se ha expandido a nuevas áreas ante el vacío dejado por el desarme de las extintas FARC.

Información sobre el coronavirus

– Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

– El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

– Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

– Guía de actuación ante la enfermedad

– En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

– Pincha aquí para suscribirte a la newsletter diaria sobre la pandemia


Tomado del portal de diario EL PAÍS (ES)