La política monetaria se ha transmitido en intereses, CDT y créditos comerciales

Foto: Banco de La República Juan José Echavarría, gerente general del Banco de la República, presentará el informe junto a Hernando Vargas, gerente técnico.

Entre tanto, para el Banco de la República, las reducciones de menor cuantía se han dado en las tasas de interés de los créditos de consumo

Por: Juan Sebastian Amaya

La República

En su reunión del pasado 31 de agosto, la Junta Directiva del Banco de la República revisó la última información disponible sobre la actividad económica nacional e internacional y decidió reducir la tasa de interés de referencia en 25 puntos básicos a 2%.

En cuanto a esa transmisión de la política monetaria, la reducción en la tasa de interés continúa evidenciándose en las diferentes tasas de interés. Las mayores reducciones se han visto en las tasas de interés interbancarias, de CDT y de créditos comerciales.

Para el Emisor, las reducciones de menor cuantía se han dado en las tasas de interés de consumo, mientras las hipotecarias se han mantenido estables.

«Este comportamiento de las tasas de interés se ha dado en un contexto en que la cartera ha continuado desacelerándose, en particular para crédito de consumo», detalló el Emisor.

En esa discusión, el Banco Central detalló que en el segundo trimestre del año la economía se contrajo en 15,5% y hubo una desaceleración fundamentada en la disminución de la demanda interna.

Sin embargo, a pesar de la contracción de los principales socios comerciales, la demanda externa neta contribuyó positivamente al crecimiento en tanto la caída en las exportaciones fue menor que la contracción de las importaciones.

Si bien los datos a julio reiteran el deterioro del mercado laboral para julio registró una moderada recuperación frente a junio. De cualquier manera, subsisten excesos de capacidad productiva., detalló el Emisor.

Por lo anterior, el Banco de la República tuvo en cuenta que, en julio, la inflación al consumidor (1,97%) continuó reduciéndose y se destacó el comportamiento de los alimentos, mientras que la inflación sin alimentos ni regulados dejó de disminuir.

Además, las expectativas que provienen de las encuestas a analistas ubican la inflación en 2,87% al finalizar 2021, mientras que las expectativas implícitas en instrumentos financieros son de 1,56% para el mes de agosto de 2022.


Tomado del diario La República