Las camas de UCI, una carrera contra el tiempo

Foto: Presidencia

Con el 54 % de ocupación, el país enfrenta la etapa de aceleración de la pandemia.

Las Unidades de Cuidado Intensivo UCI, son en este momento de la pandemia un factor determinante, no sólo para garantizar la atención de los afectados graves, por el nuevo coronavirus, sino que también son un indicador de primera línea, para tomar decisiones sobre el tipo de medidas para atenuar el contagio.

Por tratarse de un virus respiratorio de fácil transmisión, que en los casos más severos ocasiona neumonías que requieren soporte vital con respiradores y monitoreos específicos en estas unidades, y dada la potencial demanda que exige la pandemia, fue que se tomaron las medidas más drásticas de confinamiento y cuarentena, para adaptar el sistema de salud a estas necesidades.

Sin embargo, hoy el país enfrenta una ocupación creciente de este recurso, al punto que de acuerdo con la información del Ministerio de Salud a nivel nacional se encuentra en un 54 por ciento y en algunos lugares bordea límites preocupantes. (Lea también: Hay 111 nuevas muertes por covid-19 en el país; van 42.073 recuperados)

Crecimiento lento

Para evaluar la situación, de acuerdo con las cifras del Ministerio de Salud, hace 4 meses, -antes de iniciar la pandemia-, Colombia disponía de 5.346 camas de UCI y de acuerdo con las proyecciones hechas, bajo modelamientos propios y de la Universidad de Washington entre otros, la pandemia exige al menos 10.000 camas que se convirtieron en una meta a cumplir.

De acuerdo con informes del Ministro de Salud, Fernando Ruíz Gómez, gracias a los esfuerzos de la nación y los departamentos, hoy ese número se aproxima a 7.000 camas reales, sin contar con la adquisición de más de 4.600 ventiladores realizada por el gobierno nacional, con lo que se espera en los próximos meses, según el titular de la cartera, llegar a la meta en los momentos de mayor demanda

En esta gestión de aumento, también han participado algunos departamentos que por su propia cuenta se apresuraron a ampliar sus capacidades, comprando ventiladores. Entre estos están Valle del Cauca que adquirió 300, Cundinamarca 152, Antioquia 130, Córdoba 107, Bogotá 73, Cesar 48, Boyacá 30 y según el Presidente Iván Duque, 200 fueron donados por LA Agencia para el Desarrollo Internacional de los Estados Unidos, (USAID).

En este contexto, según el Ministerio de Salud, de febrero a hoy se han aumentado efectivamente 1.597 camas de cuidados intensivos y 502 adicionales de cuidados intermedios. Además, de acuerdo con el Presidente Iván Duque, el cronograma de entrega de los ventiladores adquiridos, contemplan al final de junio 877, para julio 2094 y en agosto 2975, con lo que se espera, de acuerdo con el Primer Mandatario, que para finales de agosto, se habrá recibido el 85m por ciento del total gestionado. (Le puede interesar: Muertes por covid serían más que las oficiales en Colombia)

A la fecha, según un informe de Minsalud, se han entregado más de 380 respiradores a entidades territoriales, entre las que se priorizaron Atlántico (159), la Guajira (10), Magdalena (20, Bolívar 29 y Bogotá con 125, además de 300 que se entregarán próximamente.

Una mirada al momento

Al revisar la situación nacional, se encuentra que el país tiene 6.996 camas reales de UCI, de las cuales 1.909 están ocupadas por pacientes con patologías diferentes al Covid-19; 1.034 con sospechosos de covid-19 y 863 con personas que tienen diagnóstico confirmado de covid-19, lo que deja una ocupación del 54 por ciento y una disponibilidad de 3.190 camas en todo el país, que se traduce en una capacidad del 46 por ciento.

Pero esta mirada general cambia al poner la lupa sobre las regiones en donde Bolívar presenta una disponibilidad del 27,7 por ciento, Atlántico, 30,57 por ciento y Bogotá del 31,01 por ciento, lo que los convierte en las tres unidades territoriales con mayor apremio de UCI.

En contraste, los que hoy tienen mayor disponibilidad son Cesar (81,4 por ciento), Córdoba (76,39 por ciento) Cundinamarca con el 70,09 y Arauca con el 76,92 por ciento; Y entre esos dos extremos, se encuentra el resto de departamentos.

Frente a estos números, la salubrista Elizabeth Beltrán, manifiesta que en la fase de aceleración de la pandemia, de no tomarse medidas drásticas para disminuir la velocidad de contagio, la escasez de camas de UCI, podrían colapsar el sistema sanitario, con implicaciones devastadoras.”De ahí que es urgente tomar medidas integrales y drásticas,para prevenir este escenario”, dice Beltrán. (En otras noticias: Cómo superar el ‘síndrome de la cabaña’, el miedo a salir de casa)

Por su parte, Gabriel Riveros, exministro de salud, asegura que si bien las UCI y los ventiladores son necesarios por si solos, no garantizan seguridad para la población, en razón a que paralelamente tiene que crecer el recurso humano especializado para manejarlos y este puede llegar a escasear, si no se asumen otras estrategias que complementen la del confinamiento y el aumento de infraestructura. En ese sentido, agrega Riveros, se requiere enfatizar en el aumento de pruebas aleatorias, para identificar casos de manera temprana, hacer seguimiento y control apropiado de contactos, además hay que enfatizar los procesos de educación, para que la población entienda, que el uso de tapabocas, el distanciamiento físico, el lavado de manos y alejarse de las aglomeraciones, son hasta la fecha los elementos más efectivos, para reducir el riesgo de enfrentarse a una enfermedad grave.

“Entender este proceso a profundidad,asociado a la adecuada Atención Primaria y la Atención Domiciliaria, son las formas más efectivas para evitar la inminente necesidad exagerada de cuidados intensivos”, remata Riveros. Aclaración de cifras en Bogotá

En los últimos días, el tema de los ventiladores se convirtió en un elemento de discusión entre la alcaldesa Claudia López y el Ministro de Salud. Sin embargo, esto se aclaró en las últimas horas.
El compromiso del Gobierno Nacional, según el Ministro de Salud, es entregarle 722 ventiladores a Bogotá. De este número ya entregó 125, y esta semana entregará 305, entonces solo quedarían faltando 292, para entregar en julio.

Las diferencias se dieron por una carta, del 26 de abril, en la que Diego Molano le respondió a Claudia López, que el Gobierno Nacional se haría cargo del 70% de los ventiladores para Bogotá, sin embargo el Ministerio de Salud y el Distrito tenían cifras diferentes de la proyección del total de ventiladores y eso fue lo que confundió el mensaje.

«Yo escribí con una cifra, me contestaron que me iban a dar el 70% de eso y el señor Ministro me aclara que fue un malentendido porque el Ministerio de Salud siempre tenía una proyección distinta, de cerca de 1.042 ventiladores para Bogotá y que de eso ellos darían el 70%, entonces fue un error de comunicación en el Gobierno Nacional«, afirmó López.

De esos 1.042 ventiladores (la proyección del Gobierno Nacional), efectivamente va a entregar cerca del 70 por ciento, que son los 722 de los que se habló al principio.


Tomado del diairo EL TIEMPO