Las deficiencias que se encontraron en el operativo del Censo de Población 2018

Foto: La República

Limitaciones presupuestales y problemas en el censo electrónico, entre las deficiencias que encontró el Comité de Expertos.

Por: Noelia Cigüenza Riaño

La República

Ni siquiera ha pasado una semana desde que el director del Dane, Juan Daniel Oviedo, reveló que Colombia tiene 48,2 millones de habitantes; sin embargo, ya han sido varias las personas como la gobernadora del Valle o de Bolívar que han cuestionado públicamente las cifras de esta operación estadística, que estuvo desde su inicio marcada por las fallas presentadas en el eCenso.

Foto: Dane / LR

Precisamente, tanto el propio Oviedo como el Comité de Expertos que evaluó las cifras censales han reconocido que las contantes caídas de la plataforma electrónica a principios del año pasado fueron una de las deficiencias que tuvo este operativo censal y que, por ende, han podido tener reflejo en inconsistencias en los resultados finales.

“El eCenso presentó varios problemas relacionados con el diseño del aplicativo, el soporte de conectividad, la declaración de la información, la preservación de conceptos básicos y, por ende, la estandarización y la integración con las otras bases de datos, entre otros”, indica el informe que esta comisión conformada por 13 expertos realizó desde enero hasta abril.

En total, en su balance de aciertos y deficiencias, el Comité encontró otras cinco limitaciones al proceso de esta operación estadística. Una de ellas fue la presupuestal que impidió a la entidad responder a tiempo y de manera oportuna a las contingencias del operativo.

Vale recordar que si bien la administración anterior liderada por Mauricio Perfetti aseguró que la operación costaría unos $350.000 millones, fueron necesarias varias adiciones hasta llegar a la cifra final de $403.000 millones. Además, se incumplieron las fechas del cronograma puesto que a finales de septiembre todavía faltaban 57 municipios por censar, de los que 21 de ellos se encontraban en el Valle del Cauca.

En ese momento, el director del Dane aseguró que se habían encontrado resistencia de algunas personas, que no habían podido acceder a otras de lugares más aislados o que muchas de las que se pretendían viviendas eran finalmente comercios. “Nos llamó la atención que, por ejemplo, en Cali personas de alto poder adquisitivo no nos abrieron la puerta; que otras de esa misma zona o de San Andrés piensan que vamos a cruzar los datos para quitarlos del Sisbén”, explicó en ese momento Oviedo.

Debido a este insuficiente presupuesto, la Comisión también resaltó que no se realizó un precenso o preconteo de viviendas lo que impuso problemas sobre el trabajo de campo e hizo difícil la evaluación del conteo. Por otro lado, se resalta que existieron problemas en la capacitación tanto de los censistas como de los supervisores. Además, algunas personas que trabajan para la operación estadística fueron despedidas en este proceso.

“El Dane contrató a 41.097 personas para el censo de 2018 cuando la cifra requerida era de 32.653. Pese a ello hubo demora y dificultad para acceder a algunas zonas del territorio colombiano”, sentenció la senadora del Centro Democrático, María del Rosario Guerra, cuando citó a debate de control político en mayo a Oviedo.

Además, la Comisión también destacó que el largo periodo de recolección de datos del censo (10 meses) fue contraproducente pues afectó a algunas variables, en especial, a las de la medición de dinámica demográfica básicas para las proyecciones de población. Al igual, indicó que los sistemas de monitoreo y control, bien diseñados en teoría, no funcionaron correctamente.

“Tuvimos un trabajo en campo para durar no más de tres meses que al final se extendió hasta casi seis meses. Vivimos problemas de orden climático y público, entre otros”, admitió Oviedo.

Otra de las polémicas generadas es que todavía no está la información final, pues aún falta por hacer una evaluación de cobertura en todos los municipios del país, para saber en qué lugares están las personas que no se censaron. Por esta razón, algunas regiones como el Valle del Cauca han criticado los resultados.

Según su gobernadora Dilian Francisca Toro habrían ‘desaparecido’ más de 500.000 personas. “No se hizo como debería ser. En el Valle nos dicen que somos 3,8 millones, pero nosotros tenemos 4,3 millones en el régimen subsidiado y contributivo de salud”, dijo.

Ante ello, la entidad estadística indica que estas reducciones en la población se explican por la cifra de omisión que se ubicó en 8,5%, es decir, 4 millones de personas a las que no encontraron en sus casas ni atendieron a los censistas.

Solo hay 965.015 migrantes 
Según cifras del Censo, el número de migrantes que vive en Colombia llega actualmente a 965.015, siendo Venezuela el país con más censados (355.339). No obstante, estas cifras llaman la atención si se tiene en cuenta que desde Migración se ha indicado que en los últimos años han entrado al país cerca de 1,2 millones. Igualmente, el exdirector del Dane, Jorge Bustamante, ha hecho un llamamiento a la entidad para que explique con mayor detalle por qué se pasó de un dato preliminar en noviembre de 45,5 millones a un ajuste de 48,2 millones este año.


Tomado del portal del diario La República