Las fronteras de Colombia se sacuden por medidas por coronavirus

Foto: EFE

Venezuela pone en ‘cuarentena cívica’ seis estados, tres fronterizos con Colombia.

Las fronteras de Colombia con los vecinos se han visto impactadas por las medidas que se han tomado para contener el nuevo coronavirus, pero quizás las más llamativas hayan sido las anunciadas por el régimen del venezolano en cabeza de Nicolás Maduro, quien explicó que a partir de este lunes, a las 5 de la mañana, entra en vigor una fase de cuarentena colectiva en seis estados de Venezuela y el Distrito Capital (Caracas), como medida de prevención y contención de la pandemia. Tres de esos estados son limítrofes con Colombia. Le puede interesar: (En Venezuela se encomiendan a Dios porque ni agua hay)

“Vamos a dar el primer paso en las zonas donde se han detectado la mayor incidencia de este virus y donde precisamente están distribuidos los casos de cuarentena de los vuelos que llegaron de Europa”, aseguró este domingo el líder chavista.

Hasta el momento, en Venezuela se han confirmado oficialmente 17 casos. Al revelar la cifra, Maduro habló también de la necesidad de adoptar las medidas para contener la pandemia, “dada la confirmación de brotes alarmantes en Norte de Santander”.

Sin embargo, en la zona de Norte de Santander, particularmente en Cúcuta, las autoridades colombianas solo han reportado un caso.

“Ya tenemos pacientes en Venezuela que fueron infectados, que tuvieron la enfermedad en Cúcuta”, indicó Maduro. Los estados fronterizos con Colombia que entran en esa cuarentena son Zulia, Táchira y Apure.

La cuarentena exceptúa la cadena de distribución de alimentos, servicios sanitarios y de salud, de seguridad policial y militar, así como el sistema de transporte, “con la obligatoriedad absoluta de exigir la protección del tapabocas en sus distintas modalidades de mascarilla”.

Las denominadas Áreas de Salud Integral Comunitaria (Asic), los programas sociales Barrio Adentro I y II, la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb), Policía Nacional Bolivariana (PNB) y Milicia Bolivariana serán los encargados de velar por el cumplimiento del periodo de cuarentena.

Sin embargo, aún hay detalles que se desconocen. Por ejemplo, no se sabe qué duración tendrá la medida. “Se desconocen los alcances prácticos y legales de tal declaratoria (la de Maduro), en tanto no se ha proferido un decreto “formal” en el que, por escrito y claramente, se regularice y reglamente tal extraordinaria decisión”, advirtió el abogado y profesor universitario Ramón Aguilar.

Al referirse a la suspensión de actividades laborales, por ejemplo, Aguilar advirtió que de acuerdo con las leyes locales, esta conlleva un cese de la obligación del “patrono” de pagar el salario.

“No existe forma legal, tampoco constitucional, de que el Gobierno obligue a los empleadores a pagar el salario, menos aún si las empresas se encuentran cerradas, por lo que pareciera que los trabajadores y su mínimo vital de subsistencia quedan ahora a la suerte de la buena voluntad y capacidad económica de sus empleadores”, agregó Aguilar, quien asoma la alternativa de que el régimen asuma el pago de indemnización de todos los trabajadores, por ser la situación un asunto inherente a la seguridad social.

Entre tanto, en Cúcuta se registraban ayer interminables filas luego de que el gobierno del presidente Iván Duque ordenó el cierre a partir del sábado de la porosa frontera con Venezuela.

En Villa del Rosario, donde se ubicó el primer anillo de seguridad, las autoridades solo permiten el ingreso de colombianos que residen en las viviendas de la zona y deben mostrar carné o recibos de servicios públicos que validen el paso por la autopista internacional.

Las personas que intentan llegar a La Parada para cruzar a Venezuela son obligadas a usar un camino alterno que demanda más tiempo en el traslado.

Ya en el puente internacional Simón Bolívar, la situación ha sido más tensa: dependiendo del número de personas en tránsito, habilitan el corredor humanitario para venezolanos y colombianos que buscan retornar al país vecino. Una vez el tránsito y la aglomeración terminan, se cierra nuevamente el paso.

En cuanto a la frontera a la altura de Arauca, autoridades informaron que el sábado a las 6 de la tarde se autorizó por dos horas una especie de corredor humanitario para que los venezolanos pudieran regresar a su país, lo que fue acompañado por continuos patrullajes en el área de frontera de las Fuerzas Armadas colombianas
.

Sin embargo, hay voces en Arauca que piden permitir el paso de venezolanos con urgencias médicas, ya que con el cierre de los colegios ordenado por el Gobierno, ya se descarta el paso de los niños venezolanos que estudian del lado colombiano.

Al sur, en la frontera con Ecuador, cientos de personas de esa nacionalidad llegaron hasta Ipiales para hacer compras.
 Dos circunstancias favorecieron su llegada. Por una parte, la devaluación del peso colombiano frente al dólar, que beneficia el bolsillo de los ecuatorianos al estar su economía dolarizada (1 dólar por más de 4.000 pesos), y, por otra, las compras nerviosas ante la crisis por el coronavirus.

Productos de primera necesidad, de limpieza, alimentos, zapatos, ropa y artículos de hogar en general pueden ser adquiridos por precios hasta un 40 por ciento más bajos que los que se registran en Ecuador.

Según detallaron los medios locales, una fuerte congestión vehicular se vivió en el paso fronterizo debido a la afluencia de personas y el control sanitario que se realiza en los dos lados de la frontera.

Ecuador ordenó el cierre de sus fronteras, pero no con Colombia: puente Rumichaca, San Miguel y puerto El Carmen siguen abiertas, al menos hasta la medianoche del domingo.

En Ipiales, de otra parte, se registró la aglomeración de cientos de ciudadanos venezolanos que llegaron a la ciudad en camino hacia su país, motivo por el cual las autoridades de Tulcán, en Ecuador, están pidiendo el cierre de la frontera.

* Andreína Itriago, Maggy Ayala, Andrés Carvajal, y Mauricio de la Rosa / Corresponsales de EL TIEMPO / Caracas, Quito, Cúcuta e Ipiales


Tomado de diairo EL TIEMPO