Las pistas que siguen la Policía y Fiscalía para recapturar a Merlano

Foto: EL TIEMPO / Captura de YouTube

Director del Inpec ofreció 10 millones de pesos por información que permita su ubicación.

La última imagen conocida de la exsenadora Aida Merlano la mostraba como una mujer débil, al borde del desmayo, que debió ser sostenida por dos policías para evitar que se desvaneciera en plena audiencia en la Corte Suprema de Justicia. Esa imagen dista mucho de la agilidad que mostró este martes para bajar por una cuerda roja desde un tercer piso, para luego subir a una moto que la esperaba y en la que escapó con rumbo desconocido.

Hace menos de tres semanas, la Corte Suprema la había condenado a 15 años de cárcel por su responsabilidad en el entramado desplegado desde la llamada ‘Casa Blanca’, sede de su campaña política, para comprar votos y llegar al Senado.

Esa sede fue ocupada el 11 de marzo de 2018 y por los hechos ya hay una decena de enredados, entre políticos y particulares, como el reconocido empresario Julio Gerlein, señalado de financiar la sofisticada operación de fraude electoral.

Este martes, Merlano tenía programada una cita odontológica y fue trasladada desde la cárcel El Buen Pastor hasta un centro médico, en la calle 119 con séptima, en el norte de Bogotá, en un carro del Inpec y escoltada por dos mujeres.

Llegó al consultorio a las 11:45 de la mañana, y antes de las tres de la tarde abrió la ventana de la oficina en la que se encontraba, bajó por la cuerda roja que estaba amarrada a un mueble, pero terminó aterrizando de golpe en el piso en la parte exterior del parqueadero del centro médico, en donde minutos antes se había ubicado una moto en la que huyó. Algunos transeúntes intentaron auxiliarla, pero Merlano caminó un par de metros y mientras se subía a la moto, recibió del conductor su casco de seguridad.

La Policía y la Fiscalía desde este martes trabajan en la obtención de los videos de las cámaras de seguridad del lugar para ubicar el recorrido que tomó la motocicleta.

Adicionalmente, fuentes del ente acusador señalaron que se abrió una investigación a celadores, guardias, odontólogo y unos familiares de Merlano que se encontraban en el lugar, al considerar que por la forma como se dieron los hechos la fuga fue planeó y contó con la complicidad de terceros.

Entre tanto, la Policía mantiene un plan candado con presencia de uniformados en las salidas de Bogotá para evitar que Merlano abandone la capital del país.

Igualmente, el Inpec ofreció una recompensa de hasta 10 millones de pesos por información que permita su captura. Una vez esta se registre, se le adelantaría una nueva imputación de cargos por el delito de fuga de presos, por el que podría purgar una pena de hasta nueve años de cárcel.

“Nuestra primera hipótesis es que podría haber salido de Bogotá por la autopista Norte, ya que su fuga se originó en la calle 119 con carrera séptima, de ahí es fácil desplazarse a la carretera”, dijo a EL TIEMPO uno de los encargados del caso, quien señaló que la investigación está centrada en los hechos que se registraron antes y después de la fuga de Merlano en el consultorio odontológico.

Las autoridades tienen bajo la lupa al odontólogo que estaba atendiendo a Merlano, su testimonio es clave para establecer cómo habrían sido los últimos minutos de la excongresista en el sitio, cómo se ingresó la cuerda al sitio y quién la amarró en el mueble.

Igualmente se busca establecer por qué duró tanto tiempo en el sitio.

Asimismo, los investigadores iniciaron el rastreo del paradero de los demás investigados por las irregularidades, pues entre los judicializados había personas cercanas a la excongresista; entre ellas, su hermana Vanessa Victoria Merlano, detenida en marzo del año pasado.

De acuerdo con el testimonio que le entregó a la Policía una de las custodias de Merlano, de grado dragoneante y al servicio del Inpec, “la detenida ingresó al consultorio y después de unos minutos salió del mismo el odontólogo, quien se despidió”. Esta situación le llamó la atención, por lo que preguntó por Merlano, a lo que el odontólogo respondió que se encontraba adentro, señaló la funcionaria del Inpec, quien dijo que esperó unos minutos a que saliera “y al ver que no lo hacía ingresó y vio la ventana abierta y una soga, por lo que se asomó justo en el momento en que Merlano se subía a una moto”.

De inmediato, reportó la fuga y se pidió apoyo a la Policía Metropolitana para su ubicación.

El director del Inpec, general William Ruiz, dio a conocer el video de la fuga de Merlano y aseguró: “Vamos a recapturarla”.

De igual forma, el director del Inpec afirmó que se cumplió con el protocolo de traslado de los internos a citas médicas, en cuanto a número de custodios y medios de transporte.

Vladimir Cuadros, abogado de Merlano, sostuvo que le sorprende la fuga de su cliente y que de hecho tenían una cita en la Fiscalía para intentar un proceso de colaboración para conseguir beneficios judiciales. Igualmente, señaló que este martes se radicó también la apelación de su condena en la Corte.


Tomado del diario EL TIEMPO