Lecciones que la Nobel Esther Duflo plantea para la economía en era postcovid

La nobel habló sobre la legitimidad del gobierno, el efecto de los incentivos, las migraciones y su efecto económico, y la dignidad

Por: Laura Lucía Becerra Elejalde

La República

Durante el último día del 5° Congreso Empresarial Colombiano, en la que participó Esther Duflo, Nobel de economía y cofundadora y directora del Abdul Latif Jameel Poverty Action Lab, la economista discutió sobre los retos que tiene la economía hoy y las enseñanzas que deben quedar para esta disciplina en la era postcovid, en la que se necesitará retomar la confianza de la sociedad en los académicos en el área.

«Los economistas han perdido la mayoría de su credibilidad, solo 25% de las personas confían en los economistas cuando hablan de economía. Eso es más o menos la mitad de las personas que hablan del clima, y es muy triste, es mucho menos que la confianza que hay para los doctores y las enfermeras», comentó la nobel.

Duflo aseguró que no solo un tema de desconfianza general, sino que también las personas están en desacuerdo con lo que dicen los economistas, y que en el entorno actual predomina una sensación de que se requiere de expertos en salud, como epidemiólogos o científicos de vacunas, pero no economistas.

«Pero los economistas tienen algo que traerle a la mesa, en marzo se dio una ola de investigación sobre covid por los economistas que muestra que pueden volverse útiles, comenzaron a pensar en problemas como fomentar el comportamiento de la protección en la población, cuál va a ser el impacto de la recesión económica en el mundo, todos empezaron a trabajar en eso», dijo Duflo, que enfatizó en que, como profesión, deben es tratar de «reganar esa confianza y explicar muy amablemente que tiene que decir la economía moderna sobre algunos de los problemas claves de hoy en día».

Por ello, la nobel aseguró que hay cuatro lecciones que se deben tener presentes para romper esta problemática:

Legitimidad del gobierno

La primera que sugirió es la legitimidad del gobierno, y cómo se debe retomar ese papel de las instituciones en la sociedad actual. “Si salimos de la crisis y lo hacemos bien, podría restaurarse la legitimidad del gobierno, si lo hacemos mal, podría derivar en una crisis democrática”, dijo Duflo.

“Se ha vuelto como de moda tratar el gobierno como bolsa de puños (…) El gobierno es críticamente necesario para poder tratar muchos de los problemas que no son compatibles con la mejor respuesta individual. No podemos hacer nada sin el gobierno”, expuso la economista.

Duflo puso como ejemplo la situación que afrontamos hoy, ante la pandemia, y cómo hemos tenido que renunciar a posiciones personales cómodas, y adoptar conductas en pro de la comunidad, como el cuidado personal y la economía.

Los incentivos financieros están sobrevalorados

De acuerdo con la nobel está ampliamente difundido que si se le da dinero a las personas estás dejarán de trabajar, y que es una idea muy fuerte en la mente de quienes hacen las políticas. «Es un prejuicio que es casi imposible de ignorar, y lo que pasó en muchos países, incluyendo Colombia, es que con la cuarentena los gobiernos sintieron la necesidad de ir y apoyar», dijo la Nobel.

Duflo se refirió a las transferencias condicionadas, lo cual no es dinero gratis, y puso somo ejemplo a países de la región que están dando dinero a las personas a cambio de cuidado.

«Esta ideología es tan fuerte que incluso cuando presentamos estudios en contra las personas creen que no es cierto, pero de hecho hay evidencia de varios casos que demuestra que darle dinero a las personas no evita que vayan a trabajar», sentenció la economista, que dijo que no hay evidencia de que las personas dejen de trabajar cuando tienen un bienestar asegurado.

La economía se está volviendo más «pegajosa» de lo que pensamos

La tercera lección que presentó la nobel tiene que ver con que los economistas y muchas personas que hacen políticas están buscando constantemente oportunidades nuevas, y si las cosas salen mal pueden ir a otro país o cuidad a buscar un mejor trabajo.

«Las personas están sorprendentemente en su sitio, no es que estén tan dipuestas a moverse», aseguró y sostuvo que la migración internacional «no es tan grande como la gente cree que es, y que incluso la migración interna es más baja de lo que se cree, por lo que las personas en las regiones son menos resilientes, por lo que se quedan en una sola región, que a la larga se vuelven más pobres, por lo que en EE.UU., por ejemplo, se ve un aumento entre las diferencias de las regiones».

De acuerdo con la nobel, dada esa situación se busca un enemigo común, que sería la migración internacional. «La respuesta del covid ha sido desastrosa para los migrantes internacionales. Muchos migrantes no tienen vivienda, viven en los andenes y con el cierre, perdieron todo su acceso a seguridad social. En muchas zonas, cuando se anunció la cuarentena, las personas corrieron», dijo la Nobel.

El rol de la dignidad en las políticas

Duflo sostuvo que hace falta poner suficiente peso en nuestras políticas en el rol de la dignidad. «En EE.UU., ha habido un aumento de las muertes de hispanos y afros, aún antes de la pandemia», y aseguró que hay muchas tensiones también a nivel internacional.

La nobel puso también un ejemplo colombiano. «Colombia ha sido golpeado muy fuerte por el covid-19. La cuarentena ha sido demasiado larga, si se empeora, la cuarentena podrá tener que continuar, y eso está generando una crisis. Esto podría ser reversible o podría arriesgar el progreso del país».

La nobel sostuvo que el proteger el poder gasto es crítico, y que es la única manera de lograr que las personas pobres sobrevivan, sostuvo que muy al principio los programas sociales del gobierno fueron muy buenos porque permitieron hacer rápidamente las transferencias monetarias.

«Una crisis es una oportunidad para repensar nuestro sistema de protección social y poner a la dignidad de nuevo en el centro de la protección social. Espero que el programa que se ha hecho en Colombia sea un ejemplo para todo el mundo», dijo la Nobel con relación a la devolución del IVA que presentó el Gobierno.

«No hay una receta para generar el crecimiento económico, no debemos pensar en el crecimiento económico, sino en el bienestar, el PIB no es equivalente a bienestar, y en una situación como la que estamos viendo hoy en día, eso es más evidente. Tenemos que empezar una conversación a nivel social sobre las prioridades», finalizó la Nobel.


Tomado del diario La República