Los detalles del ‘sí’ de Cavani

Foto: as.com

El uruguayo firmó por una importante suma de dinero. También le ha convencido lo que le ofreció Solskjaer sobre el verde. Tendrá que romper la maldición del 7.

Edinson Cavani es nuevo jugador del Manchester United. El uruguayo, que fue ofrecido al Atlético, Juventus, Real Madrid o Benfica entre otros, acabó en el conjunto de Old Trafford. Uno de los impedimentos que le impidió llegar a un acuerdo antes con otro club fueron sus peticiones salariales que el conjunto rojo si se ha visto con capacidad para satisfacer. Según la prensa inglesa, el delantero de Salto percibirá hasta 12 millones de euros al año en el compromiso alcanzado hasta junio de 2021 con opción a uno más.

Según dijo el propio jugador en la web del club, además del salario, le convenció el rol que le ofreció Solskjaer. Salvo sorpresa, el uruguayo será titular por delante de Martial, que también puede jugar en banda y de Ighalo. «Mi enfoque siempre ha sido el mismo: trabajo, trabajo, trabajo. He conversado con el entrenador, lo que ha aumentado mi deseo de vestir esta hermosa camiseta», afirmó el delantero. Solskjaer le convenció y públicamente ya le marcó los primeros objetivos y lo que espera de él. «Aportará energía, fuerza, liderazgo y una gran mentalidad al plantel pero, lo más importante, goles» . El uruguayo dijo si en los despachos, ahora le toca responder en el verde.

La maldición del 7

El 7 en el Manchester United es uno de los dorsales con más peso. Denis Law, George Best, Eric Cantona, David Beckham o Cristiano Ronaldo entre otros han brillado con ese dorsal a la espalda. El luso y Best lograron el Balón de Oro, Beckham fascinó con su trabajo y su guante en la derecha, Cantona hizo historia con tremendas luces y alguna sombra… pero, desde que el extremo de Madeira se marchó al Real Madrid, la 7 ha quedado maldita. Salvo Antonio Valencia, que apenas la lució en dos temporadas y siempre prefirió el 25, el resto de ocupantes que han lucido este dorsal han sufrido su maldición.

El 7 pasó de Balón de Oro a Balón de Oro. De Cristiano a Michael Owen. El rendimiento, eso si, no fue ni parecido. El delantero inglés no volvió al nivel que demostró en Liverpool aunque tampoco era ese el rol esperado. 52 encuentros y apenas 17 goles.

De ahí llegó al ecuatoriano, que se lo cedió a Di María a su llegada a Mánchester, donde cuajó una 14/15 que le marcó. A pesar de repartir 12 asistencias, el rosarino ni se acercó al polivalente y notable futbolista que acababa de dejar el Real Madrid. Di Ma sucumbió a la maldición y, según confesó Bulka, ex compañero en París y ahora en el Cartagena, le llevó a odiar al Manchester United. «No tiene ni un buen recuerdo allí. Cada vez que ve que ponen algún partido del United en alguna pantalla va y lo quita», aseguró. En las instalaciones del PSG  Así lo demostró en su vuelta a Old Trafford donde jugó a un altísimo nivel, con rabia y llegó a dar un trago a una cerveza que le lanzaron desde la grada demostrando que el poco aprecio es mutuo.

El argentino salió y llegó Memphis Depay, gran promesa del PSV al que el United quizá le llegó demasiado pronto y acabó triunfando en Lyon. El 7 se cobraba una nueva víctima pero aún quedaba la presa mayor: Alexis Sánchez.

El chileno firmó como gran estrella desde el Arsenal y no se acercó, para nada, al futbolista que fue en el Udinese, el Barcelona o con los gunners. 43 partidos, cinco goles y nueve asistencias entre enero de 2018 y agosto de 2020, cuando el United le encontró acomodo en el Inter. El de Tocopila fue el jugador mejor pagado de la Premier durante todo este periodo y una losa sobre el verde y en las cuentas de los de Old Trafford. En Milán, en menos de temporada y cuarto, ya casi mejora sus datos como red devil y está reencontrándose con su mejor fútbol… y con el 7 a la espalda.

Después de triunfar en Danubio, Palermo, Nápoles y París, Edinson Cavani llega Mánchester para hacer lo que mejor sabe: meter goles. El matador vuelve al 7, su dorsal en Italia, sin miedo pero sabedor de lo que pesa. Espaldas anchas y con cientos de tantos a cuestas para llevar tan icónico dorsal y romper una maldición que lleva más de una década vigente.


Tomado del portal as.com