¡Los evangelios dicen la verdad! Reconstruido en 3D el Hombre de la Sindone

Imagen: Aleteia
Imagen: Aleteia

El profesor Giulio Fanti realizo una estatua tridimensional del cuerpo de Jesus de Nazareth en la cual se puede llegar a un aproximado de cómo era Jesús en la tierra físicamente y de la cantidad de golpes que tuvo que soportar en su crucifixión.

Coincide el descubrimiento del Giulio Fanti de la Universidad de Padua con la reconstrucción de los evangelios.

Giulio Fanti, profesor de Mediciones mecánicas y térmicas dijo: “esta estatua es la representación tridimensional a grandeza natural del Hombre de la Sindone, realizada sobre las medidas milimétricas tomadas del lienzo en que fue envuelto el cuerpo de Cristo durante la crucifixión” ha hecho realizar un “calco” en 3D que afirmar que estas son las reales medidas del Cristo crucificado.

Fotografía: Ateleia
Fotografía: Aleteia

“Consideramos que tenemos finalmente la imagen precisa de cómo era Jesús en esta tierra. De ahora en adelante ya no se le podrá representar sin tener esta obra en cuenta” “Según nuestros estudios, Jesús era un hombre de una belleza extraordinaria. Esbelto, pero muy robusto, tenía un metro ochenta centímetros de alto, cuando la estatura media de la época era de 1,65 metros. Y tenía una expresión real y majestuosa”(Vatican Insider).

Fotografía: Aleteia
Fotografía: Aleteia

Además de lo anterior el profesor consiguió realizar los siguientes descubrimiento:En la Sábana Santa – añade el profesor – he contado 370 heridas de flagelo, sin tener en cuenta las laterales, que el lienzo no ofrece porque envolvía sólo la parte anterior y posterior del cuerpo. Pero podemos lanzar la hipótesis de unos 600 golpes. Además, la reconstrucción. Además la reconstrucción tridimensional ha permitido reconstruir que en el momento de la muerte, el hombre de la Sindone estaba encorvado hacia la derecha porque el hombro derecho estaba luxada de manera tan grave que había lesionado los nervios”.

Este es un descubrimiento muy importante tanto para la iglesia católica como para la comunidad en general puesto que es una prueba latente de que ese Ecce Homo que se presentó dócil frente a Pilatos y que tras la tremenda flagelación fue crucificado siendo inocente.


Redacción: Luisa Fernanda Escobar

COMPARTIR