El Papa Francisco recibe a los miembros de la asociación de padres Fotografía de: Vatican Media

El Papa Francisco resaltó el trabajo de la Asociación Italiana de Padres  en su compromiso con la familia y la educación “un compromiso que lleváis adelante según los principios de la ética cristiana”.

El mundo actual necesita estimar a los maestro “como los más valiosos aliados de la familia en la educación” de los hijos. Tanto los padre como maestro necesitan crear alianzas para alcanzar los objetivos en la educación de hoy en día.

El ámbito educativo, es primordial para construir una sociedad; por tal motivo es necesario unir energías creando asociaciones en el ámbito educativo. Y no alejarse, si no crear alianza entre la escuela y la familia, cambiando la tendencia de la actualidad.

Y lamentó que hoy se habla de que “las familias no aprecian como antes el trabajo de los maestros, y estos advierten como una molesta invasión la presencia de los padres en la escuela, intentando mantenerlos al margen o considerándolos adversarios”.

Pero “Para cambiar esta situación es necesario que alguno de el primer paso, venciendo el temor del otro y tendiendo la mano con generosidad. Para ello, os invito a cultivar y a alimentar siempre la confianza en la escuela y en los profesores”.

Además, explico la importancia de los maestros y padres; porque sin escuela y sin profesores los padres se arriesgan “a quedarse solos en la acción educativa y a ser menos capaces de afrontar los nuevos desafíos educativos que plantea la cultura contemporánea, la sociedad, los medios de comunicación y las nuevas tecnologías”.

La labor de la asociación de padres en Italia es importante, resaltó el Vicario de Cristo diciendo: “vuestra presencia responsable y disponible, signo de amor no solo por vuestros hijos, sino también por ese bien común que es la escuela, ayudará a superar muchas divisiones e incomprensiones en este ámbito”. Es primordial el “reconocimiento a las familias de su papel principal en la educación y en la instrucción de los niños y de los jóvenes”.

La reflexión del Sumo Pontifice es “si vosotros, padres, necesitáis a los maestros, también la escuela os necesita, y no puede alcanzar sus objetivos sin mantener un diálogo constructivo que tenga como primera responsabilidad el crecimiento de los alumnos”.

De esta manera el Santo Padre realiza la invitación a valorar e unirse como padres y maestros, buscando siempre el bienestar de los niños, fortaleciendo la alianza entre escuela y familia. Y desde de la Iglesia, se debe tener como misión  contribuir a eliminar la soledad educativa de las familias.


Redacción: Paz Estéreo 

COMPARTIR