Fotografía cortesía de: REUTERS/Max Rossi

La fuerte ola de frío en Roma  alcanzó los 20 grados bajos cero y llegó al centro del país donde no nevaba desde 2012.

Una intensa nevada cae desde esta madrugada en Roma y ya se han acumulado varios centímetros lo que está provocando problemas en la circulación, mientras que los colegios permanecen cerrados debido a la llegada de una ola de frío siberiano.

La ola de frío siberiano, que han llamado Burian, llegó ayer a Italia provocando copiosas nevadas en el norte y un frío intenso que ha llegado hasta los 20 grados bajo cero en algunas localidades y hoy alcanzó el centro del país y Roma, donde no nevaba con tanta intensidad desde 2012.

Desde el consistorio se ha pedido seriamente que se “limiten los movimientos” en la ciudad. Las calles tienen entre 3 y 4 centímetros de nieve en el suelo y los parques, las villas y los cementerios también permanecerán cerrados al menos durante todo este día.

A pesar de las dificultades del tráfico, los romanos y turistas están disfrutando de la inusual nevada y de la belleza de los monumentos de la capital como el Coliseo o la plaza de San Pedro cubiertos totalmente de blanco.

 Las anteriores grandes nevadas se produjeron en 1956 y 1986, siendo muchos los que aún las recuerdan.


Redacción: Paz Estéreo 

COMPARTIR