¿Quiénes eran las víctimas del atentado en la Basílica de Niza?

Alrededor de las 9 am (hora local), un hombre irrumpió en la iglesia y mató a tres personas (al menos una decapitada) e hirió a varias más. Las víctimas fatales son dos ancianas y el sacristán de la Basílica.

Vincent L., sacristán

Según informa CNA, una de las víctimas ha sido identificada como el sacristán de la basílica de Notre-Dame en Niza, Vincent L. Tenía 55 años y era padre de dos hijas. Había servido a la basílica como sacristán durante 10 años.

Una persona cercana a la parroquia dijo al periódico francés Le Parisien:

“No es solo un sacristán. Ayudó mucho al cura que era anciano. Las velas siempre estaban bien encendidas… Era muy discreto y muy eficiente. No habló mucho. Actuó con gran humildad y respeto. Es la primera persona en la que pensamos cuando nos enteramos del ataque”.

Una anciana que fue a rezar

La segunda víctima fue mujer anciana que había ido a orar a la basílica en la mañana del 29 de octubre. Le Figaro informó que fue encontrada muerta con el cuello degollado, “casi decapitado”, cerca de la fuente de agua bendita dentro de la basílica.

Una madre

La tercera víctima es una mujer a quien los medios franceses identificaron como una madre de unos 40 años. Fue atacada dentro de la iglesia y se dice que se refugió en un café cercano, donde murió por puñaladas. Según el canal de noticias de la televisión francesa BFMTV, un testigo la escuchó decir: “Dile a mi familia que los amo”, mientras agonizaba.

Las palabras del Arzobispo

El arzobispo de la diócesis de Reims y presidente de la Conferencia Episcopal de Francia, monseñor Éric de Moulins-Beaufort, habló en las redes sociales diciendo: “Drama en Niza. Mi oración por las víctimas y sus seres queridos. Domingo, Día de Todos los Santos, escucharemos del Señor: Bienaventurados los pacíficos, serán llamados hijos de Dios. Feliz si eres perseguido por mi culpa. Porque tu recompensa en el cielo será grande.

Y sin embargo: “Mi oración muy especial de nuevo por los fieles de la diócesis de Niza y por Mons. Marceau, tu obispo. Que sepan permanecer en esta prueba y apoyar a los que son probados en su carne ”.

Que brille para ellos la luz perpetua.


Fuente: Church Pop