Uribismo propone tumbar por referendo decisiones de la Corte

Foto: Héctor Fabio Zamora / Archivo EL TIEMPO

Los congresistas del Centro Democrático presentarán en el Congreso una reforma constitucional.

El Centro Democrático presentará en el Congreso de la República una iniciativa que pretende tumbar, vía referendo, las decisiones de la Corte Constitucional.

De acuerdo con el proyecto, que busca modificar la Constitución, para hacer ese referendo y modificar las decisiones de la Corte sería necesario que lo solicite el cinco por ciento del censo electoral.

Según los uribistas, algunas decisiones de la Corte Constitucional, “en reiteradas ocasiones”, han afectado los principios, valores y la concepción de los colombianos frente a ellos, por lo cual consideran que «no existe un mecanismo idóneo para ejercer un control que se encuentre en cabeza del pueblo como constituyente primario, tal cual lo expresa el artículo 3 constitucional “La soberanía reside exclusivamente en el pueblo, del cual emana el poder público. El pueblo la ejerce en forma directa o por medio de sus representantes, en los términos que la Constitución establece”, se lee en el texto de la iniciativa, revelado este miércoles por Blu Radio.

Agregan que el proyecto de acto legislativo tiene como propósito dar mayor participación a la ciudadanía en decisiones trascendentales del país. No obstante, los uribistas reconocen el papel fundamental del alto tribunal en “la salvaguarda de nuestra constitución e intereses fundamentales y profesamos la supremacía constitucional dentro de nuestro orden jurídico”.

Así las cosas, la bancada del Centro Democrático propone que la ciudadanía solicite, vía referendo, que se anule la “interpretación” de la Corte Constitucional si la considera contraria a sus principios fundamentales.

“Deberán someterse a referendo las reformas constitucionales aprobadas por el Congreso, cuando se refieran a los derechos reconocidos en el Capítulo 1 del Título II y a sus garantías, a los procedimientos de participación popular, o al Congreso, si así lo solicita, dentro de los seis meses siguientes a la promulgación del acto legislativo, un cinco por ciento de los ciudadanos que integren el censo electoral. La reforma se entenderá derogada por el voto negativo de la mayoría de los sufragantes, siempre que en la votación hubiere participado al menos la cuarta parte del censo electoral”, se lee en el texto.

En el 2017 las senadoras Paloma Valencia y Paola Holguín, y el representante Álvaro Hernán Prada, intentaron usar el mismo artículo 377 de la Constitución para tumbar tres actos legislativos que tenían que ver con la implementación del acuerdo de paz, pero fracasaron en ese intento.

Los artículos de la Constitución a los que se refiere el proyecto tienen que ver con algunos temas coyunturales como el consumo de drogas en parques, la cadena perpetua para los violadores de menores de edad y hasta la extradición.


Tomado del portal del diario EL TIEMPO