Viernes Santo: Últimos instantes de vida del Señor

Foto: CEC

Hoy no se celebra la Eucaristía, pero sí una liturgia muy especial que no debe confundirse con un funeral, porque lo que se contempla este día es el testimonio fiel de Jesús quien, por amor, llegó hasta el final: entregar su vida voluntariamente para salvar al ser humano de la muerte eterna.

La celebración inicia con una conmovedora entrada al templo, en silencio, que motiva a la oración y a la contemplación. Inmediatamente se proclaman las lecturas del día, tomadas del libro de Isaías (52,12 – 53,12), del Salmo 30, de la Carta a los Hebreos (4,14-16; 5,7-9) y en el evangelio se lee la pasión de Nuestro Señor Jesucristo según san Juan (18,1 – 19,42)

Sigue el momento de la oración universal, amplia, muy sentida e incluyente, pues no solo oramos por la Iglesia y sus ministros, sino también por los gobernantes, los judíos, los atribulados, los que no creen en Cristo ni en Dios…

Se continúa con el momento central de la celebración: la adoración de la cruz, un gesto de fe y agradecimiento a Cristo por su sacrificio.  Y se finaliza con la comunión, la cual se hace con el pan consagrado en el día de ayer.

Hoy es un día, pues, para contemplar a Cristo en la cruz y reafirmar nuestra adhesión al camino que él nos propone, convencidos de que solo en él encontraremos la salvación. Y, también, es un día para avivar nuestra solidaridad con tantos hombres y mujeres que sufren en este mundo nuestro.


Tomado del portal de la Conferencia Episcopal de Colombia

COMPARTIR