5 afirmaciones que todo católico debe saber sobre el Espíritu Santo

Foto: Colegio Don Bosco Iquique

En Pentecostés los cristianos recuerdan la visita del Espíritu Santo a los discípulos, luego que Jesús ascendiera al cielo.

El hecho llenó de aliento a los apóstoles, quienes salieron a las calles de Jerusalén y comenzaron a predicar el Evangelio tal como lo relata Hechos 2:41 «los que acogieron su Palabra fueron bautizados. Aquel día se les unieron unas tres mil almas».

A continuación se presentan algunos puntos para comprender quién es el Espíritu Santo.

  1. El Espíritu Santo es una persona

El Espíritu Santo no es una «cosa» o un «qué», el Espíritu Santo es un «Él» y un «quién». Él es la tercera persona de la Santísima Trinidad, y aunque pueda parecer más misterioso que el Padre y el Hijo, es tan persona como ellos.

  1. El Espíritu Santo es Dios

Que el Espíritu Santo sea la «tercera persona de la Trinidad» no significa que sea inferior que el Padre o el Hijo. Las tres personas, incluyendo el Espíritu Santo, son totalmente Dios y “tienen una sola divinidad, gloria igual y coeterna majestad”, como dice el Credo de Atanasio.

  1. El Espíritu Santo siempre ha existido

Aunque aprendemos la mayoría de cosas sobre Dios-Espíritu Santo (así como de Dios-Hijo) en el Nuevo Testamento, Éste siempre ha existido. Dios existe eternamente en tres personas. Así que, cuando lea acerca de Dios en el Antiguo Testamento, recuerde que se trata de las tres personas de la Trinidad, entre ellos el Espíritu Santo.

  1. Así se recibe el Espíritu Santo

El Espíritu Santo puede estar activo en el mundo de formas misteriosas y que no siempre se comprenden. Sin embargo, una persona recibe el Espíritu Santo de una manera especial por primera vez en el Bautismo y luego es fortalecido en sus dones en la Confirmación.

  1. Los cristianos son templos del Espíritu Santo

Los cristianos tienen al Espíritu Santo que habita en ellos de una manera especial, y por lo tanto, existen graves consecuencias morales, como explica San Pablo:

“Huyan de las relaciones sexuales prohibidas. Cualquier otro pecado que alguien cometa queda fuera de su cuerpo, pero el que tiene esas relaciones sexuales peca contra su propio cuerpo ¿No saben que su cuerpo es templo del Espíritu Santo que han recibido de Dios y que está en ustedes? Ya no se pertenecen a sí mismos. Ustedes han sido comprados a un precio muy alto; procuren, pues, que sus cuerpos sirvan a la gloria de Dios”. (1 Cor 6:18-20)

Traducido y adaptado por Diego López Marina. Publicado originalmente en ChurchPop.


Tomado del portal de ACI Prensa