Alexei Navalny: el hospital de Alemania que trata al líder opositor ruso crítico de Putin encuentra indicios de envenenamiento

Foto: Alexei Navalny fue trasladado a Berlín, Alemania, el pasado sábado para recibir tratamiento / Reuters

El equipo médico que trata a Alexei Navalny en Alemania dice que cuentan con indicios de que el líder opositor ruso sufrió un envenenamiento.

«Pruebas clínicas sugieren una intoxicación por una sustancia que pertenece al grupo de los inhibidores de la colinesterasa«, señala un comunicado de este lunes del hospital Charité, en Berlín.

«Todavía no sabemos cuál es la sustancia exacta», informó el hospital. «Hemos iniciado un análisis profundo. El efecto del veneno, la inhibición de la colinesterasa en el organismo, ha sido probado varias veces y en laboratorios independientes».

Navalny está siendo tratado con un antídoto, la atropina. Su estado es «grave pero sin peligro para la vida», detalló el comunicado.

Pero el resultado clínico permanece incierto, expuso el hospital, que advirtió que puede haber secuelas a largo plazo, especialmente en el sistema nervioso.

Un portavoz del gobierno alemán señaló previamente este lunes que las autoridades pusieron a Navalny bajo vigilancia en el hospital después de determinar que lo más probable es que hubiera sido envenenado mientras hacía campaña en Siberia.

¿Qué le pasó a Navalny?

Navalny, de 44 años, comenzó a sentirse mal el jueves durante un vuelo que tuvo que aterrizar de emergencia en la ciudad siberiana de Omsk, donde fue inicialmente hospitalizado.

Imágenes de video parecían mostrar a Navalny, un férreo crítico del Kremlin, retorciéndose de dolor agónicamente en el vuelo de Omsk, en Siberia, a Moscú.

Sus colaboradores y partidarios sospechan que bebió té envenenado.

La portavoz del líder opositor, Kira Yarmysh, señaló como causa un posible envenenamiento un té que, dijo, «fue la única cosa que tomó desde la mañana» antes del vuelo.

«Los médicos están diciendo que el agente tóxico fue absorbido más rápido a través del líquido caliente», señaló Yarmysh poco después de que le trasladaran del avión al hospital.

Tras la noticia sobre su supuesto envenenamiento, varios países, entre ellos Francia y Alemania, le ofrecieron asilo y atención médica y una ONG alemana, la fundación Cinema For Peace, envió el avión ambulancia con equipo médico y especialistas que lo trasladó a Berlín.

El portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, indicó durante una conferencia de prensa que le deseaba al crítico una pronta recuperación, como lo haría con todos los ciudadanos en tales circunstancias.


Tomado del portal BBC Mundo