Cómo surgió Hello Kitty, la famosa caricatura de la compañía Sanrio cuyo fundador se jubila a los 92 años

Foto: Shintaro Tsuji fue el creador de la empresa detrás de la gata sin boca. AFP

Una larga era llega a su fin.

Shintaro Tsuji, el fundador de Sanrio, la compañía japonesa que creó Hello Kitty, anunció este viernes que renunciará como su director ejecutivo.

Tsuji, de 92 años, indicó que el próximo 1 de julio entregará el mando de la empresa a su nieto, Tomokuni Tsuji, de 31, en el que es considerado el primer cambio de liderazgo en la historia de seis décadas de la compañía.

Hello Kitty, una caricatura de una gata sin boca adornada con un moño característico, ha generado miles de millones de dólares desde su creación hace casi 50 años.

La imagen ha aparecido en centenares de productos que van desde ropa hasta juguetes y papelería.

Aunque fue concebida inicialmente para niños pequeños, en los últimos años también ha demostrado ser popular entre los adultos.

¿Cuál es la historia de Hello Kitty?

Shintaro Tsuji comenzó una compañía de regalos en la década de 1960 y rápidamente se dio cuenta de que los productos con diseños «lindos» eran sus más vendidos.

La diseñadora Yuko Shimizu, que trabajaba para Sanrio en esa época, fue la encargada del diseño del personaje, que comenzó a aparecer en los catálogos de la compañía en 1974.

Luego Yuko Yamaguchi se convertiría en la diseñadora oficial de la gata sin boca (un elemento asociado al dibujo japonés, que busca en ocasiones destacar ciertos rasgos físicos).

Desde entonces, la figura gatuno-humanoide de coquetos adornos en la oreja izquierda se ha convertido en un personaje icónico japonés.

Los productos de la marca Hello Kitty se venden en 130 países de todo el mundo, con una gama que se extiende desde prosecco hasta zapatillas.

También tiene licencia para parques de atracciones y cafés, mientras que el año pasado una empresa ferroviaria japonesa colocó la imagen en su tren bala, pintada en rosa y blanco.

Aunque la marca tipifica la tendencia japonesa de «kawaii» o ternura, el personaje en sí se identifica como británico porque cuando fue creada en la década de 1970, la cultura británica estaba de moda en Japón.

Pero Kitty tiene competencia: las ventas han caído dentro de Japón durante años y Sanrio ahora depende de un negocio global cada vez más frágil.


Tomado del portal BBC Mundo