Donald Trump es ‘un racista, un estafador, un tramposo’: exasesor

Foto: Reuters

Michael Cohen también confirmó los contactos con Rusia para ganarle las elecciones a Clinton.

Michael Cohen, exabogado personal del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró este miércoles que el mandatario conocía que uno de sus colaboradores estaba en contacto con WikiLeaks para la publicación de miles de correos del Partido Demócrata, que afectaron a la campaña de su rival, Hillary Clinton.

«(Trump) era un candidato presidencial que sabía que (su colaborador) Roger Stone estaba hablando con (el fundador de WikiLeaks), Julian Assange, acerca de una filtración de WikiLeaks de los correos electrónicos del Comité Nacional Demócrata», dijo Cohen ante el Comité de Supervisión y Reforma de la Cámara Baja.

Donald Trump es «un racista, un estafador, un tramposo», afirmó Cohen. «Estoy aquí para decirle al pueblo estadounidense lo que sé del presidente Trump», dijo
Cohen. «Lamento el día en el que dije ‘sí’ a Trump (…). Me da vergüenza» haber colaborado con él, afirmó el letrado, condenado a tres años de prisión por fraude fiscal, perjurio e infracción del código electoral.

El exabogado de Trump también aseguró que el presidente le ordenó pagar 130.000 dólares a una actriz de cine porno conocida como Stormy Daniels para encubrir una relación secreta (violando las leyes de financiación de las campañas electorales) y presentó como prueba un cheque con el que le reembolsó parte este pago.

«Estoy proporcionando una copia de un cheque de 35.000 dólares que Trump firmó personalmente desde su banco personal cuando ya era presidente de Estados Unidos para el encubrimiento», señaló el exfuncionario refiriéndose al pago con fecha del el 1 de agosto de 2017, que formaría parte de una serie de once abonos que el mandatario le habría hecho Cohen durante un año para reembolsarle a Daniels.

Así mismo, Cohen aseguró que el presidente dio una excusa médica falsa para evitar ser enviado a combatir en la Guerra de Vietnam en 1968 y que mantuvo la mentira durante la campaña presidencial de 2016, cuando surgieron dudas sobre la suspensión de su incorporación al ejército.

«Dijo que se debía a un espolón en los huesos, pero cuando le pedí los registros médicos, no me dio nada y dijo que no había cirugía… Me dijo que no respondiera las preguntas específicas de los periodistas, sino que diera el simple hecho de que recibió un aplazamiento médico (…) Me parece irónico que esté hoy en Vietnam», agregó Cohen sobre su exjefe.

Precisamente desde Vietnam, en medio de la segunda cumbre con el líder norcoreano Kim Jong-un, el presidente Trump respondió diciendo que Cohen es un mentiroso y una «rata» y aseguró que su exfuncionario «está mintiendo para reducir su tiempo en prisión».
Trump también negó tener información previa sobre la filtración de correos electrónicos del Comité Nacional Demócrata durante las elecciones, por parte de WikiLeaks.

Sin embargo, en su testimonio, Cohen dijo que estaba en la oficina de Trump en julio de 2016 cuando Roger Stone, un veterano asesor político del presidente, le llamó para decirle que habló con el fundador de la plataforma, Julian Assange, quien le adelantó que en un par de días se produciría la filtración masiva.

Las duras acusaciones contra Trump de parte de un hombre que fue una vez su mano derecha, llegan en un momento crucial en que el fiscal especial Robert Mueller parece estar a punto de completar su investigación sobre la posible relación entre el equipo de campaña de Trump y Rusia para interferir en los comicios.

Desde 2016, Trump niega cualquier colaboración con Moscú y asegura que la investigación de Mueller es una «caza de brujas».


Tomado del portal del diario El Pais (Es)