«El ‘quédate en casa’ se ha convertido en un infierno para algunas mujeres»: Iglesia

Foto: CEC

La violencia contra las mujeres en el departamento de la Guajira persiste aun con el aislamiento por la pandemia del Covid-19, algunos indicadores incluso muestran incrementos durante este confinamiento. Frente a este panorama sombrío, la diócesis de Riohacha, presidida por monseñor Francisco Antonio Ceballos Escobar, ha querido poner en la palestra este tema y por ello desarrolló este fin de semana el conversatorio virtual: «Voces de la mujeres en época de pandemia».

Monseñor Ceballos inició su intervención agradeciendo a las personas que a través de las redes sociales se unieron al conversatorio, pero de manera especial resaltó la presencia de todas aquellas mujeres que desde sus diferentes roles como madre, esposa, hija, hermana, trabajadora, indígena, afro y religiosa le aportan a la construcción de una mejor sociedad.

Reconoció como a través de la historia, el papel de la mujer ha sido subvalorado, impidiendo esto, que ella se muestre en sí misma como lo que es y puede llegar a ser. “Soy consciente de que por desgracia, somos herederos de una historia de enormes condicionamientos que, en todos los tiempos y en cada lugar, han hecho difícil el camino de la mujer, despreciada en su dignidad, olvidada en sus prerrogativas, marginada frecuentemente e incluso reducida a esclavitud”.

Pero, frente a esta realidad también destacó como a través del Magisterio de los últimos Pontífices, la Iglesia ha venido cambiando este pensamiento, ocupando la mujer un papel especial en la vida pastoral. Prueba de ello dijo es la existencia en la diócesis de una oficina de Representación Corporativa y de la Mujer que tiene como Misión el “liderar procesos de reflexión que contribuya con el fortalecimiento de la vida espiritual, promoción humana y empoderamiento de la mujer”. Y como Visión: “ser soporte fundamental para la Diócesis de Riohacha, visibilizando y resaltando la participación de la mujer en la Iglesia y la sociedad”.

Nuestra vocación profética, recibida en el bautismo, nos incita a abordar uno de los aspectos más delicados de la situación femenina, no solo en el mundo, sino también en Colombia y en cada uno de los municipios de nuestro querido departamento”, afirmó.

La mujer en tiempo de pandemia
Subrayó que la amenaza que plantea el Covid19 en materia de derechos y libertades de las mujeres va mucho más allá de la violencia física, pidiendo así, que en este tiempo de pandemia no se vulneren sus derechos y más bien se visibilice el maltrato del que son objeto tantas mujeres al interior del núcleo familiar.

“Para nadie es un secreto que el maltrato de la mujer ha aumentado en este tiempo de pandemia, así lo revelan las estadísticas. El aislamiento social y el “quédate en casa”, para muchas mujeres, se ha convertido en un infierno, en la convivencia diaria con su agresor. Esto supone un desafío no solo para los sistemas sanitarios de todo el mundo, sino también para nuestro compromiso con la igualdad y la dignidad humana.

 Descargar intervención monseñor Francisco Ceballos

La pandemia trae un retroceso para la mujer en lo público y privado
Para una de las panelista invitada a este espacio de reflexión, Soraya Escobar Arregoces, Defensora regional de pueblo en la Guajira, si bien la mujer en las últimas décadas ha ganado espacio en lo público y en lo privado, este fenómeno de la pandemia ha generado que haya un retroceso. “Este avance a la conquista que la mujer había ganado en lo privado y en lo  público, está dando ahora un retroceso a la igualdad”.

Observó como en muchos hogares la distribución de los roles en casa no es equitativo, hecho que hace que se prendan las alertas en este tiempo de confinamiento. La mujer tiene un trabajo sobrecargado por el teletrabajo, atención al estudio de los hijos, organización en los quehaceres de casa, todo esto, señaló la funcionaria, está generando al interior de la familia tensiones y violencia.

La pandemia ha puesto en evidencia la discriminación contra la mujer, no se cuenta con unas estructuras sólidas de apoyo desde las mismas instituciones de justicia, esto sigue trayendo consecuencias que lamentar, las cifras de denuncias de violencia contra la mujer en la Guajira han seguido crecido considerablemente en lo corrido de este año”.

Dijo que es importante prender las alarmas para buscar caminos de prevención,  para ello sugirió del apoyo y acompañamiento a la mujer por parte de la comunidad, sicólogos, espiritual y jurídico, además agregó “sería importante crear una cadena de mujeres que se unan para estar atentas y atender este tipo de afectaciones”.

Estuvieron participando como panelistas: Dra. Emilce Beatriz Sánchez Castellón, docente de la Universidad de la Guajira; Dra. Rosa Elena Pacheco, Diputada de la Guajira y catedrática de la Universidad de la Guajira; Dra. María del Pilar Veloza Parra, Magistrada del Tribunal Contencioso Administrativo; Dra. Soraya Escobar Arregocés, Defensora regional de pueblo en la Guajira; y la Dra. Saime Aredondo, Comisionada del Gobierno para la defensa del territorio y orientación de la cátedra de estudios afro-colombianos.


Tomado del portal de la Conferencia Episcopal de Colombia