Hoy el rosario con el Papa. Fisichella: confiemos el mundo a María

Foto: Vatican Media

Esta tarde, los Santuarios del mundo conectados con el Papa Francisco, desde la Gruta de Lourdes a los Jardines del Vaticano, elevan sus oraciones por el fin de la pandemia. El Presidente del Consejo Pontificio para la Nueva Evangelización, que organiza el evento, entrevistado por Vatican News, recuerda la fuerza de la oración y la importancia de recitarla juntos, en casa, en la familia orando por la humanidad que sufre y lucha.

Eugenio Bonanata y Gabriella Ceraso – Ciudad del Vaticano

La cita es para esta tarde a las 5.30 p.m. (hora de Roma): una oración a María, la Virgen y Madre, desde la Gruta de Lourdes a los Jardines del Vaticano y en comunión con los principales Santuarios de los cinco continentes. «Perseverantes y unidos en la oración, junto con María (cf. Hechos 1:14)», este es el tema.

El Papa Francisco y el rezo del Rosario junto con los Santuarios del Mundo

Será un momento extraordinario para pedir ayuda ante la pandemia que en el mundo tiene hasta ahora casi 6 millones de infectados y más de 360.000 víctimas. Monseñor Rino Fisichella, presidente del Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización, que organizó esta oración explica el valor de esta iniciativa:

Respuesta. – El valor es mantener el mundo unido, nuestras familias, rezar en nuestros hogares, redescubrir lo importante que es que el rosario se rece en nuestros hogares, junto con nuestras familias. El Papa estaba muy contento con esta iniciativa. De hecho, participará directamente, y con él habrá realmente miles de santuarios conectados en ese momento, en particular 40 santuarios dispersos en diferentes países: estará Aparecida en Brasil y Luján en Argentina, habrá santuarios distintos de Corea a Fátima, de Lourdes a Częstochowa, a y Nuestra Señora de los Banneux, están los santuarios italianos de Loreto, Padre Pío en San Giovanni Rotondo, Pompeya junto con muchos otros. En resumen, será un desafío para el coronavirus que nos ha obligado a tomar «la» corona de nuevo en nuestras manos.

¿De qué manera tendrá lugar la conexión con los santuarios, es decir, cómo se concibió la dirección del evento?

Respuesta. – No olvidemos que el encuentro será en casa – ya que va a ser una transmisión televisiva en vivo – verán al Papa Francisco rezando frente a la gruta de Lourdes en los Jardines del Vaticano. Es una Gruta que ha sido reproducida como la Gruta de Lourdes, y lo interesante, que no mucha gente conoce, es que el altar que está allí en la Gruta fue el primer altar original que estaba en la Gruta de Lourdes. Se le dio al Santo Padre como un gran regalo. Así que aquellos que se unan a nosotros en la oración verán al Papa Francisco en este espacio, frente a la Gruta, al aire libre. Habrá personas que rezarán el rosario con el Santo Padre, que son simbólicamente las personas más activas en este momento. Habrá un médico y una enfermera, representando como sabemos a todos los médicos y todo el personal médico que han trabajado incansablemente en estos meses. Luego habrá un farmacéutico, un sacerdote capellán en el Hospital Spallanzani, que, como sabemos, es el hospital de la capital para enfermedades infecciosas. Habrá personas consagradas que también se han contagiado y se han curado; también habrá la Defensa Civil para representar a todos los que han dado testimonio de voluntariado, y luego, por último, pero no menos importante, me gusta recordar, que también estará Jacopo (nombre en italiano), un niño de apenas un mes de edad, al que hemos elegido con sus padres, porque nació en este período dramático. Jacopo es el que da esperanza, es el que nos hace entender que la vida continúa y siempre continuará, porque el hombre está hecho para la vida, está hecho para vivir.

¿Cuál fue la reacción de los santuarios a su propuesta?

Respuesta. – Muy positiva, diría que casi nos inundaron los santuarios. No olvidemos que hay una red entre los santuarios que está muy bien organizada. En Italia, por ejemplo, existe la asociación de santuarios italianos que reúne más de 300. Lo mismo en Francia, en España, en América Latina; hay una asociación de santuarios para Europa que existe desde hace algunos años y que seguimos llevando adelante. Reabrir nuestros santuarios a los peregrinos equivale a reiniciar un testimonio de vida y oración que necesitábamos.


Tomado de portal Vatican News