Los mitos sexuales del rock, entre la realidad y la leyenda

Foto: Tommy Lee de Mötley Crüe, de fiesta con groupies en su limusina - Al Bowman

Varias estrellas de la música han revelado anécdotas muy comprometidas sobre su vida sexual

Por: Nacho Serrano

ABC

Las revelaciones sobre el sexo que Debbie Harry hace en sus memorias son de lo más impactantes, y aunque no son novedad en el mundo del rock, sí son de las pocas protagonizadas por mujeres. Y es que la mayoría de las confesiones sexuales de las estrellas de la música han venido de boca de hombres.

Uno de los que menos se puede uno esperar en esta lista es Sting, que además de seguidor del sexto tántrico, practicó durante años el estilo de vida swinger y fue con su mujer a clubes de intercambios de pareja. Ella misma lo corroboró en una entrevista con Howard Stern.

El cantante y bajista de KISS, Gene Simmons, asegura que durante sus años de gloria llegó a tener sexo con cinco mil mujeres. Tomó una foto de cada una de ellas para su álbum de conquistas, pero cuando se casó con la playmate Shannon Tweed en 2011, lo quemaron juntos para mandar al infierno su pasado de semental rockero.

¿Tuvieron sexo Mick Jagger y David Bowie? Esa es una de las grandes preguntas rosa de la historia del rock. En el libro «Mick: The Wild Life and Mad Genius of Jagger de Christopher Andersen» la artista Ava Cherry aseguraba: «Mick y David estaban obsesionados de forma sexual el uno con el otro. Estuve en la cama con ellos en más de una ocasión, finalmente los vi tener sexo entre ellos». Angie, la chica de la canción de los Rolling, también decía en el libro que los había visto haciendo el amor. Pero ella misma puntualizó después que no fue exactamente así: «No los atrapé en el acto. Todo lo que encontré fue a dos personas durmiendo en mi cama, pero resulta que estaban desnudos».

En 1969, Led Zeppelin se hospedaron en el Edgewater Inn de Seattle, un hotel que tiene la particularidad de que se puede pescar desde las habitaciones. Una noche, el baterista John Bonham llegó a su habitación con una groupie llamada Jackie, que supuestamente pidió que la desnudaran, la ataran e hicieran con ella lo que quisieran. Richard Cole, el manager del grupo en ese momento, se unió a la fiesta y después declaró que llegaron a masturbarla con un tiburón recién pescado. Después se supo que en realidad había sido un pargo, pero ya me dirán qué importancia tiene ese matiz. También fueron famosas las orgías que montaron en el avión privado Starship, que empezaron a utilizar desde 1973, y su fiesta de celebración del Disco de Oro en Suecia. Se celebró en Chat Noir, una sala pornográfica de Estocolmo, con la atracción incluida de una pareja teniendo sexo en plena gala.

Anthony Kiedis, el cantante de los Red Hot Chili Peppers, le confesó a su biógrafo que había perdido su virginidad a los doce años… con la novia de su padre, ¡y con el consentimiento de éste!

El historial de locuras sexuales de Mötley Crüe da para un libro. Dos de sus miembros, Tommy Lee y Vince Neil, se acostaban con todo bicho viviente durante sus giras, y cuando volvían a casa sus respectivas novias solían pillarles porque olían a otras mujeres. Así que en sus siguientes viajes decidieron trazar un descabellado plan: al terminar cada gira, se compraban burritos de huevo y los frotaban en sus genitales para camuflar el olor de las otras chicas. Pero hay otra anécdota aún más escatológica: Tommy Lee hizo una apuesta con el guitarrista Nikki Six para ver quién podría durar más sin ducharse ni lavarse y aun así ser capaz de seguir acostándose con groupies. Dos meses después, una chica fue a hacerle sexo oral a Six, y al oler la zona en cuestión empezó a vomitar espaguetis, que se quedaron enredados en el vello público de la rock-star. Cuenta la leyenda que aquel suceso inspiró el título del disco de Guns N Roses, «The Spaghetti Incident», aunque hay otra versión que dice que tiene que ver con un código que tenían Steven Adler y Duff McKagan para esconder sus drogas en las giras.

Otra anécdota protagonizada por Tommy Lee, bastante menos graciosa, fue revelada por su compañero Niki Sixx: «Fuimos a una fiesta del productor Roy Thomas Baker. Todos nos hicimos unas rayas encima de su piano de cristal, después nos desnudamos y fuimos al jacuzzi. Seríamos unos quince apilados allí, incluido Tommy que salía con una pseudo modelo de Florida llamada Honey. De repente, Tommy tuvo una enorme erección, se volvió hacia Honey y le ordenó: ‘Ahora mismo, puta, chupame la p…’. Ella se dobló y comenzó a chupársela delante de todo el mundo. Cuando ella acabó, él le hizo comenzar de nuevo. Ella volvió al trabajo, pero esta vez estaba siendo demasiado lento para Tommy y empezó a cabrearse. Comenzó a recriminarle que no estaba haciendo bien su trabajo, diciéndole que qué carajo estaba haciendo».


Tomado del portal español ABC