Los tres sectores que mayor impulso le darán a la economía este año

Foto: Archivo El Tiempo

Actividades profesionales y científicas; administración pública e impuestos crecerán más del 4,2 %.

Por: Sebastian Londoño Vélez

El Tiempo

La economía colombiana tendrá un buen repunte en el año que comienza, debido a que, por fin, quedaría disipada la caída de los precios internacionales del petróleo y se culminaría la consolidación de los indicadores nacionales.

Las cábalas apuntan hacia una misma dirección: un PIB por encima del 3 por ciento, luego de dos años por debajo del promedio histórico nacional que, en buena parte, se explicó por el choque petrolero global y algunos factores locales que impactaron de forma negativa a la economía del país.

De hecho, el gerente del Banco de la República, Juan José Echavarría, señaló hace unos días que “los cálculos del equipo técnico (del Banco) muestran que la economía del país crecerá entre 3,3 y 3,5 por ciento (…), y el único dato que nos preocupa es la encuesta de consumo (confianza del consumidor)” que, según los economistas de la entidad, es algo transitorio.

El Gobierno es más optimista y confía en que, si bien no se alcanzará el PIB potencial, sí habrá una expansión económica importante. El propio ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, advierte que “existen varios factores de riesgo, pero los estimativos de los expertos ubican el crecimiento entre 3,5 y 4 por ciento”, y si bien no es el deseado, la trayectoria sí está en el sentido correcto, dice.

En cualquier caso, los resultados serán mejores a los registrados en el 2018 y mucho más positivos a los presentados en el 2017, aunque no todo será color de rosa. El centro de estudios Fedesarrollo encontró que todos los sectores productivos y componentes de demanda quedarán en terreno positivo, aunque habrá algunos que retrocederán lo que ganaron el año pasado.

Lo bueno

La película del 2019 pinta mejor desde el punto de vista económico. Cálculos de Fedesarrollo indican que de 13 sectores productivos analizados –incluyendo el recaudo tributario– 10 tendrían mayores crecimientos frente al 2018, e incluso cuatro dejarían de estar en terreno negativo.

La construcción sería, sin dudas, el protagonista de la novela que tendría un mejor final, ya que pasaría de cerrar el 2018 con crecimiento negativo de 1,4 por ciento a tener una dinámica positiva de 3 por ciento este año. Tanto el indicador de obras civiles como el de edificaciones jalonarían al alza a este renglón.

La explotación de minas y canteras será otra rama que dejaría el terreno negativo y tendría “un aumento de la inversión en exploración y producción para el 2019”, precisa Fedesarrollo.

Sin embargo, tres renglones serían los encargados de darle mayor impulso al PIB. Se trata de actividades profesionales y científicas; administración pública y defensa, así el como recaudo de impuestos cuya dinámica sería superior al 4,2 por ciento. Las actividades inmobiliarias y las artísticas, también las de entretenimiento serán otras que sacarán la cara.

Lo malo

La parte regular la pondrán tres rubros de la economía: el agro, los servicios públicos (electricidad, agua y gas) y la administración pública y defensa.

El primero es, sin dudas, el que tiene mayores nubarrones. Según el informe del centro de estudios, la caída de 1,1 puntos porcentuales entre 2018 y el 2019, estará explicado en buena parte por el fenómeno del Niño que tendría un efecto directo en la producción de café y la proliferación del aumento de plagas con impactos negativos en los cultivos.

La electricidad, el agua y el gas recibirían también el coletazo de la caída en el consumo de los hogares, ya que sentirían este año una desaceleración en la generación eléctrica y en las actividades de distribución de agua y transporte de gas.

En el sector público las cosas pintan bien, pero no tanto como el año pasado, pues tendría un crecimiento menor y, además, el consumo público –que jalona en buena parte el PIB por el lado de la demanda– también se expandiría menos.

Señales que hay que atender

Aunque gobierno, analistas y el Banco de la República son bastante optimistas frente a lo que será la economía en el 2019, existen riesgos que podrían presionar a la baja el crecimiento previsto de más de 3 por ciento. Para Fedesarrollo, entre esos factores adversos se cuenta una menor dinámica de los socios comerciales del país, en especial, “por menores expectativas de crecimiento de Estados Unidos”.

A esto se le sumaría el coletazo que pueda traer el fenómeno del Niño, el impacto de Ley de Financiamiento en el consumo nacional y, por último, que se traben los avances de los proyectos de infraestructura y se deteriore la construcción de edificaciones.


Tomado del portal del diario El Tiempo

COMPARTIR