May viaja a Bruselas para tratar de reabrir el pacto con la UE sobre el Brexit

Foto: Getty

El líder laborista Jeremy Corbyn ofrece su apoyo a la ‘premier’ a cambio de que acepte sus prioridades

Por Agencias

El País (Es)

La primera ministra británica, Theresa May, visita este jueves Bruselas con el mandato del Parlamento de tratar de reabrir un acuerdo que la UE se niega a negociar de nuevo, porque los 27 dan por cerrado el pacto de divorcio y porque consideran imprescindible la salvaguarda irlandesa que en Westminster rechazan de plano. Los presidentes de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker; del Parlamento europeo, Antonio Tajani; y del Consejo europeo, Donald Tusk, recibirán a May, por ese orden, a lo largo del día en sus respectivos despachos, con la esperanza de que la premier presente un plan creíble para desbloquear la situación.

“Mañana (por el jueves) tendré el placer de recibir a la primera ministra británica y ella sabe que la Comisión Europea no está dispuesta a reabrir el asunto. Es la posición común de la Comisión y de la Unión Europea a 27”, dijo Juncker a 24 horas de recibir a May. “La Unión Europea a 27 no está haciendo ninguna nueva oferta”, advirtió Tusk, por su parte, antes de pedir que May presente una propuesta “realista” con la que sacar el acuerdo del Brexit del “punto muerto” en el que se encuentra.

Ambos zanjaron así las esperanzas de Londres de reabrir el acuerdo para incluir en él garantías legalmente vinculantes con las que limitar los efectos de la red de seguridad diseñada para la frontera en el Ulster. Sus declaraciones públicas sirvieron también para escenificar el apoyo unánime y sin fisuras del bloque a Irlanda, en sendas comparecencias ante la prensa tras reunirse con el primer ministro irlandés, Leo Varadkar.

La salvaguarda (o backstop, en la jerga comunitaria) es una solución de último recurso prevista para evitar la reintroducción de controles físicos y aduana en la frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte en el caso de que tras el periodo de transición las partes no lograran definir una alternativa mejor para el futuro. Para una mayoría de diputados en la Cámara de los Comunes, sin embargo, es un instrumento que debe ser eliminado porque supone una trampa que, de activarse, podría “atrapar” a Reino Unido indefinidamente en la Unión Aduanera. “Es una red de seguridad y dejaría de ser red de seguridad si puede ser destruida de manera unilateral por una de las partes”, responde Juncker a esta exigencia.

Varadkar se ha encargado también de recordar que la situación en el Ulster no solo es clave para los intereses irlandeses y para los Acuerdos de Paz de Viernes Santo, sino también un problema europeo porque la frontera de Irlanda pasará a ser también la frontera exterior de la UE, desde la que proteger el Mercado Interior y la Unión Aduanera. Además ha avisado de que hay “más parlamentos” en la UE que el británico y que la Eurocámara debe también dar su visto bueno al Tratado de Retirada para que éste sea ratificado, lo que implica que si se ignoran las líneas rojas europeas también podría frustrarse el pacto.

“Nunca abandonaremos a Irlanda”, dijo el portavoz del Parlamento europeo y líder de los Liberales europeos, Guy Verhofstadt, tras verse con Varadkar el miércoles, repitiendo una defensa que también han expresado los jefes de las demás instituciones europeas. Todos coinciden, además, en que la Unión Europea no quiere que fracasen los contactos y apuesta por una desconexión ordenada, por lo que se resiste a asumir que el 29 de marzo Reino Unido dejará la UE de manera caótica por la falta de acuerdo. Aún así, la UE avanza en paralelo el procedimiento de ratificación y la preparación de planes de contingencia para un Brexit abrupto.

La oferta laborista

El líder laborista británico, Jeremy Corbyn, ha escrito a la primera ministra May para ofrecerle su apoyo al acuerdo del Brexit si se compromete a aceptar las prioridades laboristas, como una unión aduanera. Corbyn envió la misiva a la jefa del Gobierno antes de que ésta viajara a Bruselas. En su carta, el líder de la principal formación de la oposición británica insiste en que May incluya las prioridades laboristas en la Declaración Política del Brexit, que hace referencia a la futura relación entre el Reino Unido y la Unión Europea (UE) tras la retirada británica, fijada para el próximo 29 de marzo.

Según Corbyn, una modificación de la salvaguarda irlandesa, pensada para evitar una frontera física entre las dos Irlandas, no será suficiente para que el laborismo apoye el acuerdo del Brexit. Entre otras cosas, el líder laborista considera que en la Declaración Política -que acompaña al acuerdo de retirada- se debe incluir un compromiso para alcanzar una unión aduanera con el bloque europeo que sea “permanente y completa”.

También solicita un “alineamiento” con la UE sobre derechos y protección de los trabajadores, así como un claro compromiso de una participación británica en agencias de la UE y acuerdos que “no sean ambiguos” en materia de seguridad. En la misiva, no obstante, no menciona la posibilidad de celebrar un segundo referéndum, como piden algunos sectores de la formación ante la actual crisis del Brexit.


Tomado del portal del diario El País (Es)

COMPARTIR