Estación de Vostok en la Antártida- Fotografía de Pixabay

La Temperatura más baja del mundo es registrada en la Antártida

Un estudio publicado en “Geophysical Research Letters”, registro que las cifras más bajas llegaron a -98°C durante los inviernos de 2014 y 2016. Así Fue registrada en la estación de Vostok, en la Antártida.

Los científicos analizaron las lecturas de los satélites de observación de la Tierra de la Nasa y de la NOAA y los calibraron con los datos actualizados tomados de estaciones meteorológicas en terreno, para definir y verificar si en realidad se había registrado esa temperatura mínima.

De esa manera dedujeron que la Antártida es una de los lugares más fríos de la tierra. Convirtiéndose además, en un fenómeno que, según explica el estudio, está relacionado con que en estas cuencas confluyen dos características especiales: un cielo despejado y un aire extremamente seco que evita que cualquier vapor de agua lo caliente así sea ligeramente.

Así mismo, el portal de noticias Ambientum señala que “los investigadores encontraron que los mayores descensos de temperatura ocurren durante la noche durante el invierno en el hemisferio sur, que se corresponden con los meses de junio, julio y agosto. Los investigadores afirman que la temperatura podría descender aún más, aunque se necesitaría una inusual cantidad de cielos despejados y aire seco para conseguirlo”,

Esto se debe a que no todos los rincones de la Tierra pueden ser medidos; por tal motivo, no quiere decir que esta sea la temperatura más baja, sino la más baja que se ha podido registrar con algún instrumento, lo cual no deja de ser sorprendente.

Pero, los científicos sí señalan que “este podría ser el límite de temperatura más baja en la Tierra”, teniendo encuenta que puede ser una tempratura que “no se rompa en mucho tiempo”. ¿La razón? El aumento de las emisiones de gases efecto invernadero a la atmosfera está haciendo que las condiciones necesarias para las temperaturas supremamente bajas sean cada vez menos.

Anteriormente, se había registrado como la temperatura más baja de la tierra -89.2 °C, en julio de 1983, donde una estación meteorológica ubicada en Vostok, en la Antártida. No obstante el nuevo estudio indica que se superó ese record, con una temperatura de 98°C, entre los inviernos de 2014 y 2016.

El resumen de la investigación conducida por científicos del Centro Nacional de Datos de Nieve y Hielo de la Universidad de Colorado y el Departamento de la Tierra y Ciencias Ambientales de la Universidad del Temple de Filadelfia, ambas en Estados Unidos. Dice “Las temperaturas más bajas se encuentran en cuencas topográficas pequeñas (menores de 200 km2) a casi 2 metros de profundidad y por encima de los 3.800 msnm de elevación. Aproximadamente 100 sitios han observado temperaturas superficiales mínimas de -98 ° C durante los inviernos de 2004-2016”.


Redacción: Annie Rincón 

COMPARTIR