Rosalía se convierte en la primera artista de España en ganar un MTV Music Award

Foto: Getty Images

La catalana comparte el galardón de Mejor Vídeo Latino con el reguetonero J Balvin por su tema ‘Con altura’. También obtiene el de Mejor Coreografía

Por: Antonia Laborde – Washington

EL PAÍS (ES)

El Prudential Center es la boca del lobo. Un foco de luz blanca ilumina un punto en el medio del escenario. Tras dos horas de ceremonia se escucha una canción en español. Los 20.000 asistentes a la 36ª edición de los MTV Video Music Awards enmudecen ante la voz flamenca: “Voy a tatuarme en la piel / Tu inicial porque es la mía / Pa’ acordarme para siempre / De lo que me hiciste un día”. Rosalía, toda de negro, ilumina Nueva Jersey. Minutos antes se había convertido en la primera artista española en recibir un premio en la gala que rinde homenaje a la cultura pop. En 2001, Alejandro Sanz ya se llevó un galardón por el vídeo de El alma al aire en la categoría de Vídeo de la gente, que existía antes de que se crease una específica para las producciones en español.

La catalana de 25 años se presentó en el plató cuando se anunció su triunfo junto a J Balvin en la categoría de Mejor Vídeo Latino por el tema Con altura. También se hizo con el de Mejor Coreografía. “Yo vengo de Barcelona. Estoy muy feliz de estar aquí representando de dónde vengo, a mi cultura. Gracias por invitarme a cantar en español”, dijo pletórica al recibir el galardón.

Taylor Swift fue la encargada de abrir la noche y sumergir a la audiencia en un viaje que MTV quería que fuese mágico. Y en parte, lo fue. La estrella juvenil cantó You Need To Calm Down sobre un escenario que parecía el estómago de un unicornio mientras Rosalía y Camila Cabello bailaban, reían y se secreteaban entre ellas. La magia siguió fluyendo cuando la hiphopera Missy Elliott hizo sacudirse a los presentes al ritmo de una compilación de sus éxitos mientras caía lluvia del techo, volcanes escupían lava y una nave espacial se colaba en el escenario. Por si fuera poco, ella estaba disfrazada de espantapájaros. Elliot recibió el premio Michael Jackson Video Vanguard Award, un galardón que desde 1984 está reservado para leyendas de la industria de la música. “He trabajado diligentemente por más de dos décadas y nunca pensé que estaría parada aquí recibiendo este premio”, sostuvo la artista.

La presentación de Shawn Mendes y Camila Cabello, quienes interpretaron por primera vez sobre un escenario su éxito Señorita, ganador en la categoría Mejor Colaboración, encendió hasta el último rincón del Prudential Center. La pareja, protagonista de uno de los romances más comentados del verano, derrocharon química y jugaron con ella cantando a solo centímetros de distancia. Al final de la presentación, se acariciaron con la nariz. Como antìtesis a la escena de los nuevos amantes, Miley Cyrus se presentó por primera vez desde su ruptura con Liam Hemsworth. La cantante de 26 años interpretó con una orquesta de fondo su reciente tema Slide Away, sobre el quiebre de una relación. Fue uno de los momentos de la noche más cargados emocionalmente.

Dejando de lado la brillantina, se preveía que la gran batalla de la noche la protagonizarían Taylor Swift y Ariana Grande, ambas con 10 nominaciones. Pero las estrellas juveniles estuvieron bastante rezagadas respecto a las expectativas. La autora de su séptimo álbum, Lover, estrenado hace una semana, ganó tres premios, entre ellos el de Mejor Vídeo del Año por el tema You Need To Calm Down, un himno a la tolerancia. “Primero quisiera decirles gracias a mis fans porque en este vídeo se dijeron varias cosas importantes, así que el hecho de que votaran por él significa que quieren un mundo en el que todos sean tratados por igual”, apuntó la artista. Ariana Grande se llevó también tres estatuillas, una de ellas a Mejor Canción del Verano, por Boyfriend.

Otro momento surrealista lo protagonizó parte del elenco de Los Sopranos —incluida la (nada de) pequeña Meadow—, que en honor al 20 aniversario de la serie presentaron el Mejor Vídeo Pop del Año desde “su hogar”, Nueva Jersey. Los ganadores fueron los locales Jonas Brothers. La también oriunda de Jersey Queen Latifah llegó en motocicleta al momento de su presentación para cerrar la noche después de tres horas de actuaciones cargadas de excentricidades. El que puso la nota simple y convencional fue el comediante Sebastian Maniscalco, que ejerció de afitrión durante la gala. Tenía la labor de hacer reír al público, pero sus chistes fáciles no cautivaron demasiado a una audiencia hambrienta de música, más que de comedia.


Tomado del diario EL PAÍS (ES)