“Se espera menos de una mujer pero yo sorprendía al equipo”

Fotografía: Twitter

La colombiana de 25 años se estrenó al volante de un F1 con el Sauber C37 en México: “Mostré mi nivel y espero que me den otra oportunidad”.

Algunos pilotos confiesan que es el coche quien lleva al conductor, y no al revés, cuando suben por primera vez a un monoplaza de máximo nivel. “En mi caso creo que yo llevaba el coche, le decía por dónde ir… ¡Buena señal!”, dice riendo Tatiana Calderón, que la semana pasada debutó al volante de un F1, el Sauber C37, en el Autódromo Hermanos Rodríguez de México. La colombiana de 25 años, residente en Madrid, aspira a seguir subiendo peldaños y eliminar barreras sobre la presencia femenina en este deporte. Rompiendo un techo que quizás ella no tenga…

-Después de pilotar por primera vez un F1, ¿qué se siente?

-Ha sido increíble con todo lo que hay detrás de tu primera vez en un F1. Trabajo físico, mental, en la fábrica, hacer el asiento… y luego llegar a México, que es el circuito que está más cerca de casa, siendo parte de Escudería Telmex. Cuando aceleras a fondo sientes… (Hace una pausa) un vacío por la velocidad y la aceleración increíble. También era la primera vez que conducía con un ‘Halo’ y que pilotaba en el Autódromo así que sí, fue un día especial.

-¿Qué le pidió Sauber?

-Fueron 23 vueltas contando salidas y entradas a boxes con el mismo set de neumáticos, el ‘Demo’ de Pirelli que es bastante duro. Era la primera vez que el equipo me veía en acción siguiendo los datos directamente, así que se trataba de un primer contacto, ver cómo trabajaba con ellos y ver mis sensaciones físicamente. Nunca había pilotado un coche con dirección asistida, el GP3 y el F2 tienen un volante durísimo, así que en ese sentido fue una buena sorpresa. El cuello sí sufre, pero llegué muy bien preparada.

-¿Esperaba tanta velocidad?

-Otros pilotos me habían dicho que en la primera vuelta no podría ir a fondo porque eso es increíble, pero sí fui a fondo y la aceleración fue más grande de lo que imaginaba. Veía los carteles de 150 metros, 100 metros… y se acercaban rapidísimo, aunque ya cuando das unas cinco vueltas tu cuerpo se acostumbra.

-¿Y ahora qué? Porque usted no está en Sauber para subirse un día al coche, sus objetivos son más ambiciosos…

-Sí, exactamente. Este día era muy importante para que el equipo supiera a qué nivel estoy. Al final se espera menos de una mujer siempre, tienes que demostrarles tu nivel y creo que el equipo ha quedado muy sorprendido, espero que de aquí a final de año me den otra oportunidad en algún coche. Mi objetivo es llegar a correr, pero hay que ir paso a paso. Después de esta buena experiencia depende del equipo, pero todo ha sido muy positivo.

-En los últimos años ha habido mujeres en puestos de piloto probador, pero cuesta romper ese techo.

-En Alfa Romeo Sauber me han dado oportunidades y he demostrado que estaba preparada para cada una. Al final es algo nuevo para los equipos y tiene que llegar uno que asuma ese ‘riesgo’, lo digo entre comillas, de dar el paso y darnos la oportunidad. Si puedes hacer un buen trabajo la oportunidad llegará. Pero en la F1 hay 20 asientos y es muy difícil llegar seas hombre o mujer.

-Para 2019 mira a la Fórmula 2, ¿las W Series no le convencen?

-La idea es hacer Fórmula 2 si encontramos todo el apoyo y estar ahí tocando la puerta de la F1 en los próximos años. El coche de las W Series es un F3 regional y yo ya pasé por ahí hace años, sería dar un paso atrás. Además, le quitaría la oportunidad a alguna niña que esté empezando. Para mí no tendría sentido, yo siempre he querido competir contra los mejores y esta categoría existe para abrir oportunidades. Y las que realmente tienen aspiraciones de llegar a lo más alto en el automovilismo tendrán que competir con hombres en el futuro.

-No hay mujeres en la F1, pero tampoco hay colombianos y sólo un piloto de Latinoamérica, ‘Checo’ Pérez. ¿Por qué?

-En Europa y Estados Unidos hay más cultura de automovilismo, en Latinoamérica estamos por detrás y sólo tenemos dos grandes premios cerca: México, que es reciente, y Brasil. No hay tantas categorías de formación y marcharse a Europa es una decisión difícil que cuesta mucho dinero, así que espero que poco a poco haya más carreras y crezca la afición. Pero creo que ver a más latinos en la F1 es un proceso largo.

-¿Es Juan Pablo Montoya su referente?

-Claro, yo pertenezco al ‘boom’ de Montoya, de ahí salimos varios pilotos que hoy están en la IndyCar o llegaron a GP2 y GP3. Es necesario este tipo de pilotos que inspiran a las generaciones que vienen.

-Los colombianos que hoy despunten en el kárting ya se estarán fijando en usted…

-Ojalá sirva para inspirar a más pilotos, niños y niñas, que empiecen en el kárting y vean el camino: que hay que ir a competir contra los mejores porque ahí es donde uno adquiere el nivel y consigue mejorar.


Redacción: Jesús Belseiro Diario As

COMPARTIR