‘Ayer paseaba al lado de las vacas y hoy entreno al Barcelona’: Setién

Foto: EFE

Fue presentado este martes como el remplazo de Ernesto Valverde.

El nuevo entrenador del Barcelona, Quique Setién, admitió en su presentación que jamás habría soñado con poder dirigir al club catalán, de cuyo estilo siempre ha sido un gran defensor.

«Ni en mis mejores sueños hubiera podido imaginar estar aquí. Ese entusiasmo y esas ganas que tengo ahora. No me resulta complicado hacerlo. Hoy hemos hecho el primer entreno, ayer estaba paseando al lado de las vacas en mi pueblo y hoy estoy entrenando al Barcelona. Es un equipo que jamás voy a poder mejorar, esto es lo máximo.», reconoció tras firmar su nuevo contrato para ocupar el banquillo del Barça hasta el 30 de junio de 2022.

Setién destacó la «ilusión» con la que afronta un proyecto que calificó de «gran reto», y aseguró que eso es justo lo que transmitirá a sus futbolistas: «Ese entusiasmo, esas ganas de querer ganar, esta confianza que tengo ahora».

Por su parte, el nuevo entrenador del Barcelona tuvo palabras de admiración para Lionel Messi, quien asegura es el mejor jugador del mundo y disfruta verlo.

«La verdad es que se lo he dicho a alguno, no solo a Messi que es un caso único. No me duelen prendas al decir que he disfrutado mucho estos últimos años. Llevo sentado enfrente del televisor para ver a este equipo y jugadores que me han hecho disfrutar del fútbol cada día y cada partido. Cada partido tiene algo agradable para la vista. Hoy sentarme y ponerme a entrenar al mejor jugador del mundo y a los compañeros que tiene… no soy consciente de lo que esto significa. Hemos hablado. He hablado con él y algunos otros. Le he dicho que una cosa es la admiración y la otra que está la realidad», añadió.

Finalmente, Setién se puso su propio reto: «Ganar todo lo que se pueda ganar. Este club no tiene otro camino que mejorarse a sí mismo cada año y tratar de conseguir los máximos títulos posibles además de jugar bien. El mejor camino para la victoria es jugar bien. Hay que mantenerlo en el tiempo».


Tomado del diario EL TIEMPO