Imagen del Congreso Americano Misionero

En el Congreso Americano Misionero V, Mons. Gualberti, envía un mensaje  “Con la amistad de Cristo encontrarán la felicidad”

En Bolivia, en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, se realiza el V Congreso Americano Misionero (CAM V),con lema: “America en Misión, el Evangelio es alegría”; un evento organizado por la Conferencia Episcopal Boliviana y las Obras Misionales Pontificias – OMP y  el cual termina el próximo sábado 14 de julio.

El arzobispo, y también Presidente del CAM V, Monseñor Sergio Gualberti, asegura que este evento es “un sueño de muchos años” para la Iglesia boliviana y agradece a sus hermanos obispos por haber pensado en su arquidiócesis para acoger a los misioneros.

Durante cinco años , se han realizado muchos encuentros y simposios tanto a nivel internacional como nacional en cada país, Monseñor Gualberti espera que este congreso dé sus frutos y responda a su objetivo: “que la Iglesia en América renueve su compromiso misionero”.

Del mismo modo, hablo sobre un objetivo para el cual se necesita “partir de una renovación pastoral y una conversión misionera” asegura el arzobispo de Santa Cruz de la Sierra y así “fortalecer la identidad y el compromiso misionero” incluso más allá de los límites de América, mirando también a una Misión Ad Gentes, pero también para “enunciar la alegría del Evangelio a todos los pueblos, con particular atención a las periferias del mundo de hoy”; periferias no solo físicas “sino también existenciales”, y por supuesto para estar al servicio “de una sociedad más justa y solidaria y fraterna”.

En este encuentro hay diferentes temas a tratar, entre ellos se destaca el ver la realidad concreta misionera de América, para “responder a los desafíos que nos representa el mundo de hoy con la situación actual de nuestro mundo” y por último “llegar a alguna conclusión”, expresa Mons Gualberti.

Por otro lado, frente al tema misionero, Guarberti aseguró que hay una necesidad, por un lado, de “ayudar a los sacerdotes y misioneros que se encuentran en América Latina”  y por otro, “apostar, desde nuestra pobreza de América, por aquellos que salen a otros continentes a misionar”.

Además, los jovenes son importantes en la sociedad, por eso sin olvidarse de la juventud, el prelado envió un mensaje a los jóvenes del mundo para que no tengan miedo de entregar su vida por el Señor: “no tengan miedo en lanzarse e ir con mucho entusiasmo, con mucha valentía, a comunicar lo lindo que es el Evangelio”.

El Evangelio sigue teniendo un impacto profundo en la vida de las personas y da sentido a la vida en medio de tantas propuestas que vienen del mundo. “Sepan reconocer y valorar qué significa el Evangelio en su vida y el encuentro personal con Cristo y una vez descubierta la Alegría del Evangelio y lo lindo y hermoso que es tener a Cristo como el gran amigo”.

Finalmente, el Arzobispo les anima a “compartirlo con los demás”, pues está seguro que así encontrarán “esa alegría que tantas veces buscan y esa felicidad que no encuentran en otros rumbos”.


Redacción: Paz Estéreo 

COMPARTIR