El sector de la construcción seguiría frenando el alza del PIB del segundo trimestre

Foto: Dane / Gráfico LR-GR

Las edificaciones contribuirían de manera negativa al sector de la construcción que estaría de nuevo en números rojos

Por: Noelia Cigüenza Riaño

La República

Después de un crecimiento más lento de lo esperado en el primer trimestre cuando la economía se expandió 2,8%, se espera que el dato del PIB del segundo trimestre que dará a conocer mañana el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) sea más dinámico. Sin embargo, la construcción seguiría en terreno negativo.

Si bien las proyecciones más optimistas del centro de pensamiento Anif auguran un crecimiento de 3,5%, el grueso de los analistas proyecta un nivel de 3% como es el caso de Fedesarrollo o el propio Gobierno. Del lado contrario, están los que consideran que la actividad económica no habría sido tan favorable como es el caso de Bancolombia, que proyecta un crecimiento de 2,6%, o Bbva con un dato de 2,7%. Por su parte, la estimación del Emisor es de 2,8%.

Por sectores, la economía seguiría impulsada por algunos segmentos como el de las actividades financieras, el comercio, el transporte o la minería, mientras que casi todos los analistas, a excepción del Gobierno, coinciden en que persistiría la debilidad del mercado de la vivienda. Entre tanto, se esperan resultados mixtos tanto para la industria como para el agro.

“Para crecer a un ritmo de 3,6% en 2019, el dato del segundo trimestre de este año debe estar por encima de 3%. El sector financiero o la industria son algunos de los que impulsaron el crecimiento en este periodo”, manifestó el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla.

Principalmente, la debilidad del sector de la construcción seguiría por el lado de las edificaciones, mientras que la construcción de obras civiles seguiría al alza. Para Mauricio Hernández, economista de Bbva Research, la construcción de edificaciones no residenciales puede seguir contribuyendo negativamente al crecimiento por la presencia de altos inventarios en el sector y la baja actividad constructora que se viene dando desde el año pasado.

“El sector de la vivienda pudo haberse estabilizado, pero no tendrá un crecimiento importante aún. La construcción de obras civiles seguirá creciendo, y a niveles elevados, pues las grandes obras de infraestructura están avanzando y la inversión de los alcaldes y gobernadores en obras urbanas ha sido elevada este año”, explicó Hernández.

Por su parte, el economista jefe de Scotiabank, Sergio Olarte, opinó que la economía se expandiría en el segundo trimestre a 3,20% siendo los sectores de hotelería, servicios públicos y el financiero los que sacarían la cara. Igualmente, también destacó la dinámica de las obras civiles. “Por el lado de la demanda, lo que vemos es que la inversión y el consumo público van a repuntar. Se ha visto un mayor dinamismo del consumo de los hogares”, afirmó. También, según el análisis que realizó Bancolombia, en los sectores agropecuario y de producción industrial se evidenciaron contextos mixtos. “Los desarrollos climáticos afectaron parcialmente la producción de algunos cultivos (…) La industria sufrió el efecto calendario de la Semana Santa, como una pérdida relevante de días hábiles”.

Por su lado, los principales gremios del país, incluido el constructor, son más optimistas y también esperan crecimientos superiores a los de hace un año.

Industria
Para algunos analistas, la industria manufacturera del país habría sentido el efecto calendario de la Semana Santa. Sin embargo, la fortaleza que ha tenido el consumo de los hogares en los últimos meses habría impulsado la producción. De otro lado, el índice de confianza industrial alcanzó su máximo del último lustro en junio pasado.


Tomado del portal del diario La República

COMPARTIR