Fanáticos hasta la muerte

Foto: Cordon Press / Getty Images

John Lennon, Selena Quintanilla y Gianni Versace son algunos de los famosos que han perdido la vida en manos de sus seguidores

Los artistas dependen de sus seguidores. Ya sea para llenar los estadios para sus conciertos, ir al cine a ver sus nuevas películas o comprar los productos que promocionan, gran parte de su carrera  recae en el cariño que despierten en las masas. Sin embargo, existe una línea muy fina entre ser un acérrimo fan que conoce hasta el más mínimo detalle de la vida de su ídolo y convertirse en un fanático que hará cualquier cosa por conocerlo. Son recurrentes los casos en los que los seguidores se convirtieron en acosadores que tuvieron que ser frenados por órdenes judiciales de restricción, pero también existen casos en los que la obsesión acabó por resultar fatal para aquellos a los que supuestamente más admiraban en el mundo. Estos son los casos más sonados:

John Lennon (Liverpool, 1940 – Nueva York, 1980)

La muerte del excomponente de The Beatles es un hecho que hasta el día de hoy persigue a los seguidores de la banda británica. Ocurrió en diciembre de 1980, cuando Mark David Chapman, un tejano, de entonces 25 años, disparó al cantante a quemarropa cuando llegaba a su domicilio en la Gran Manzana. Lennon se encontraba en ese momento junto a su esposa Yoko Ono, con quien acababa de sacar un nuevo disco, Double Fantasy. El homicida fue específicamente a Manhattan para asesinar al intérprete de Imagine y lo hizo solo horas después de pedirle un autógrafo en el mismo lugar donde después Lennon caería rendido. El hecho fue inmortalizado en una película protagonizada por Jared Leto llamada El asesinato de John Lennon (2007).

Chapman fue arrestado inmediatamente después del crimen y no opuso resistencia. De hecho, los medios locales aseguran que tras realizar los cinco disparos que acabaron con la vida del cantante, el tejano se sentó a esperar a las autoridades mientras leía el libro The Catcher in the Rye, su supuesta fuente de inspiración para el asesinato. En 1981 fue condenado a una pena de 20 años a cadena perpetua y se le ha negado la libertad condicional hasta en 10 ocasiones, la más reciente en agosto de 2018.

Selena Quintanilla (Texas, 1971 – 1995)

El ícono de la música Tex-mex, Selena Quintanilla, sí conocía a su asesina, e incluso estaba involucrada en negocios con ella. En 1995 Yolanda Saldívar no solo era la presidenta del club de fans de la cantante, sino que también administraba una tienda de ropa que la tejana acababa de abrir. Al parecer ese fue el motivo del asesinato, ya que Selena había encontrado irregularidades en las cuentas y estaba a punto de despedir a Saldívar de su cargo.

Nunca se pudo confirmar si llegó a abordar este espinoso asunto con ella, pero la bala en su espalda parece señalar que fue así. Zaldívar se entregó a la policía tras permanecer varias horas en una furgoneta negociando con las autoridades e incluso amenazando con quitarse la vida. En 1995 fue condenada a cadena perpetua con posibilidad de solicitar libertad condicional tras 30 años en prisión, plazo que vence en 2025. La plataforma de streaming Netflix anunció en diciembre pasado que se encontraba preparando una serie sobre el ascenso y la muerte de la intérprete de grandes temas como Amor prohibido y Como la flor.

Gianni Versace (Regio de Calabria, Italia 1946 – Miami 1997)

El diseñador y fundador de la casa de moda italiana Versace también cayó abatido por un arma de fuego. Sucedió en 1997, cuando volvía de una caminata a su residencia en Miami, Florida. Versace estaba abriendo con llave la verja de entrada cuando un hombre se le acercó y le disparó en la nuca al menos dos veces y salió corriendo. Andrew Phillip Cunanan, quien en su momento era uno de los 10 hombres más buscados de Estados Unidos por otros cuatro asesinatos, fue apuntado como el principal sospechoso desde un primer momento. Tras una larga persecución policial de ocho días, Cunanan se quitó la vida con la misma pistola con la que disparó a Versace. Hasta el día de hoy el móvil del crimen sigue siendo una incógnita. Un misterio que se mantuvo en la reciente serie en la que sigue paso a paso los crímenes del californiano, que entonces tenía 32 años, American Crime Story: El asesinato de Gianni Versace.

Christina Grimmie (Nueva Jersey, 1994 – Orlando, 2016)

El homicidio de la finalista del concurso de talentos ‘La Voz’ es el más reciente dentro la industria del entretenimiento. La joven, de tan solo 22 años, se encontraba firmando autógrafos después de un concierto en Orlando, cuando Kevin Loinl, un joven de 21 años, se acercó a la cantante y le disparó tres veces. A continuación, el asesino se quitó la vida cuando el hermano de Grimmie se lanzó sobre él. Hasta el día de hoy no se conoce el motivo por el cual Loinl cometió el crimen, pero la familia de la cantante inició una denuncia en contra de la empresa que organizó el evento, AEG Live, por permitir que el joven pudiese entrar a la sala de conciertos con dos pistolas Glock de 9 milímetros, dos cartuchos de balas llenos y un cuchillo largo de cazador.


Tomado del diario El País (Es)