La nueva etapa de Tiziano Ferro: boda sorpresa y disco a las puertas

Foto: Stefania D’alessando / Getty El cantante Tiziano Ferro en Milán, Italia, en noviembre de 2017.

El cantante se casó el pasado sábado en Italia con su novio desde hace tres años, el estadounidense Victor Allen

Por: Lorena Pacho

Gente / EL PAÍS (ES)

El cantante italiano Tiziano Ferro se casó el pasado sábado en Italia con quien es su novio desde hace tres años, el estadounidense Victor Allen. La pareja se dio el sí quiero en una ceremonia íntima y blindada de la que se han conocido algunos detalles este lunes, después de una boda secreta en Los Ángeles el pasado 25 de junio. «Siempre he amado el silencio, ahora escucho tu voz en la habitación de al lado y me siento en casa», le dijo el artista —al que hasta ahora no se le han conocido parejas— a su ya marido durante el intercambio de promesas del enlace. Lo ha contado el propio Ferro en exclusiva a la revista Vanity Fair, que este miércoles publicará una entrevista con Ferro, alguna fotografía y otros detalles de la celebración.

En un adelanto el cantante, de 39 años, cuenta cómo surgieron los planes de boda con Allen, de 54 años, empresario y productor estadounidense. El día de su cumpleaños su novio le pidió que le preparara un café y le dejó dos tazas. En una de ellas estaba escrito amore en italiano y en la otra «¿Quieres casarte conmigo?». «Me di la vuelta antes de terminar de leerlo y Victor estaba con una rodilla en el suelo y con una cajita de Tiffany en la mano. Perdí totalmente el control de mí mismo. Lloré durante veinte minutos sin ser capaz de decir una palabra», explica el cantante. Y añade: «Vaya como vaya nuestra historia, Victor será la única persona en el mundo que me ha dado ese toque de alegría absoluta que no sentía desde la infancia».

La pareja celebró una primera boda en Los Ángeles (California), arropados por un centenar de amigos; y una segunda, esta vez con la mitad de invitados, en la localidad marítima italiana de Sabaudia, cercana a la capital. Esta fue una unión civil, ya que el matrimonio entre personas del mismo sexo no es legal en el país transalpino. «¿Quién me iba a decir que la primera vez que iba a participar en un matrimonio gay iba a ser el mío?», dijo el cantante a Vanity Fair, donde también habló por primera vez de la homosexualidad en 2010. En esa ocasión contó que hasta entonces no había tenido pareja porque entonces habría «tenido que vivir una doble vida» y habló también del dolor que había sentido por tratar de ocultarlo. «He llegado a una conclusión: quiero vivir esa parte de mí, dejar de considerarla un monstruo, algo negativo o incluso invalidante», dijo.

Desde entonces ha sido muy activo en la lucha por los derechos civiles en su país de origen, aún atrasado en la materia respecto a otros países europeos. El año pasado, cuando el ministro de Asuntos europeos, Lorenzo Fontana, perteneciente a la ultraderechista Liga de Salvini, declaró que la única familia que él reconocía estaba formada por «un hombre, una mujer e hijos», el cantante fue uno de los primeros en rebatirle. «No quiero apoyo, me bastaría con dejar de sentirme invisible. Muchas personas no saben aún lo que es la homosexualidad», señaló.

El artista, muy poco dado a hablar de su vida personal, ha compartido la imagen que la revista lleva en su página web y sus redes y ha explicado por qué ha decidido compartir la noticia: «Porque con el matrimonio, él [Victor] entra a formar parte de mi familia y esta es una verdad que no se puede callar, una verdad que, como en los tiempos en los que salí del armario, espero que pueda serle útil a alguien».

Para el cantante, que como él mismo explica, creció en una Italia en la que «ser gay no era para nada cool», esta boda es «un final feliz que nunca hubiera imaginado». Y confiesa que se pregunta a menudo si hubiera sido posible si no viviera en el extranjero desde hace tantos años. «La respuesta es ‘tal vez no», revela.

La pareja se conoció hace tres años en la ciudad californiana donde se han casado ahora, en los pasillos de un estudio de la productora Warner Bros, en la que trabajaba Victor y donde Ferro estaba grabando un videoclip. El italiano estaba buscando un Starbucks y su actual esposo, que en ese momento no sabía que era un músico famoso, lo invitó a un macchiato y hasta hoy. Según el cantante, también tienen en mente ser padres pronto.

El artista sacará nuevo disco el próximo noviembre, después de un periodo de silencio musical. Según él, este álbum, que se titulará Acepto milagros, será su trabajo más personal y marca para el cantante, como él mismo ha explicado en sus redes sociales, «el inicio de una nueva época». El primer sencillo también se ha estrenado en español. Se titula Buena (mala) suerte y representa para él, un «renacimiento» que «habla del futuro sin cerrar las puertas a lo que ha sido». «Recogeremos cada insulto que nos tiren, cada piedra para hacernos una trinchera», dice en la letra.


Tomado del portal Gente del diario EL PAÍS (ES)

COMPARTIR