Las notas escolares de John Lennon: «Camino del fracaso con ambiciones equivocadas»

Foto: ABC

La rebeldía y la inteligencia innata del músico que cambió la historia del pop despistaron a sus profesores sobre su potencial

¿Cuántos genios de la humanidad fueron malos estudiantes? ¿Cuántos profesores pensaron que sus alumnos, luego grandes personajes dotados de talentos que no fueron alentados en la escuela, pensaron nunca llegarían a ser mujeres y hombres «de provecho»? Si hay un músico que cambió la historia del pop y que cumple esa regla a rajatabla ese es John Winston Lennon.

El más rebelde de los Beatles nació en Liverpool en una familia de clase trabajadora, pero lo que le faltaba en actitud lo compensaba siempre con su aguda inteligencia. De hecho si algo muestran esas notas es que superó su paso por la enseñanza reglada sin realmente esforzarse. En su informe escolar, que ha publicado «Farout» es fácil ver eso.

La primera vez que Lennon habló de ello abiertamente fue con David Sheff para «Playboy» en 1980. «A una parte de mí le gustaría ser aceptado por todas la sociedad y no ser este poeta / músico lunático», comentó entonces. «Pero no puedo ser lo que no soy… Yo fui el que todos los padres de los otros niños —incluido el padre de Paul— dirían: «Aléjate de él». Los padres reconocieron instintivamente que yo era un alborotador, lo que significa que no me conformaba e influiría en sus hijos. Y eso es lo que hice».

Habló también de su infancia: «Había cinco mujeres que eran mi familia. Cinco mujeres fuertes, inteligentes, hermosas, cinco hermanas. Una resultó ser mi madre. [Ella] simplemente no podía lidiar con la vida, era la más joven y tenía un esposo que se fue al mar, no pudo hacer frente a mi crianza, así que terminé viviendo con su hermana mayor. Esas mujeres eran fantásticas. Esa fue mi primera educación feminista. Podía infiltrame en las mentes de los otros chicos. Podía decirles: «Los padres no son dioses porque no vivo con los míos y, por lo tanto, lo sé»».

Las notas

Por todo ello, cabe decir que en el informe de notas de la escuela se puede apreciar lo equivocados que estaban sus viejos maestros:

Profesor de francés: «Un niño inteligente que podría ser mucho mejor con un poco de concentración en clase».

Profesor de matemáticas: «Ciertamente está en camino al fracaso si esto continúa».

Profesor de física: «Su trabajo siempre carece de esfuerzo. Está contento con «deriva» en lugar de usar sus habilidades».

Profesor de religión: «Actitud en clase más insatisfactoria».

Director: «Tiene demasiadas ambiciones equivocadas y su energía está a menudo fuera de lugar».


Tomado del portal del diario abc.es