Yuri Buenaventura, tras la excelencia con su álbum ‘Manigua’

Foto: El Tiempo

El cantante, con la Orquesta Sinfónica, se presenta el 30 de noviembre, en el teatro Colón.

Aunque Yuri Buenaventura ya se hubiera podido nacionalizar francés, país al que llegó hace 30 años y donde, en 2014, le dieron la Orden de Caballero, sigue siendo colombiano, y viaja orgulloso con su pasaporte de aquí.

Más aún, es del Pacífico profundo de este país: sabe del río, de la selva, del mar, de las piedras, de los árboles y, sobre todo, de la manigua.

Así se llama su nuevo disco, Manigua, un viaje que tiene mucho de ancestral de los sonidos de Europa y África, los mismos que se encontraron en el Nuevo Mundo y crearon otras músicas.

Los temas de este disco los interpretará Buenaventura este viernes 30 de noviembre en el teatro Colón de Bogotá, en un concierto con la Orquesta Sinfónica Nacional de Colombia.

“La manigua es la zona de la jungla donde el hombre no puede acceder; esa manigua encierra el origen de la creación misma, la energía principal de la humanidad… ¡la vida! Mis composiciones vienen de allí exactamente, del mito que vive en la manigua, esa flor delicada y luminosa que satelita nuestra existencia”, dice Buenaventura.

Es, sin más, un homenaje de Buenaventura a tantas músicas, a las que ahora les pone otros sonidos.

El disco compacto salió hace 10 días y estará en plataformas desde el 30 de noviembre. “Es una gran felicidad que este proyecto tan complejo ya esté en las calles y se pueda disfrutar”, comenta.

El trabajo incluye las canciones Vuelo, No estoy contigo, El guerrero, Como la manigua, Mi patria, Dónde estás, Ne me quitte pas, Banano de Urabá, Guajiro del monte, Amor eterno, Salsa, La quiero a morir, Vagabundo, Ho capito che ti amo y No lo puedo recordar.

Doce de las canciones son de Buenaventura, a excepción de Ne me quitte pas, Ho capito che ti amo y La quiero a morir.

El músico está a la cabeza de este proyecto, y lo acompañaron en la dirección de la producción el maestro belga Paul Dury, el músico y productor salsero José Aguirre Ocampo y Juan Andrés Otálora.

La investigación para este disco es el fruto de 30 años de trabajo de Buenaventura en la música, desde su llegada como estudiante a París, donde se forjó un nombre y una carrera, hasta el respeto que siempre ratifica por los sonidos ancestrales del Pacífico colombiano.

El disco recoge el viaje del tambor por los dos mares que circundan América, así como elementos de la música negra en el Nuevo Mundo, que se ha ido desarrollando desde la llegada de los esclavos, así como el lirismo de las músicas de Europa que empezaron a desembarcar en el siglo XVII.

“Para mí tiene tanto valor la membrana de un tambor como la cuerda de un violín”, argumenta Buenaventura, el hijo de un pescador de Buenaventura.

Su primera producción fue Herencia africana, grabada en 1995. Incluyó su versión salsera de Ne me quitte pas, una de las canciones más famosas del belga Jacques Brel y que le otorgó un disco de oro en Francia. Precisamente, ese tema tiene un arreglo muy especial en Manigua.

Yendo y viniendo entre Francia y Colombia, Yuri Buenaventura trata ahora de estar más acá, porque afirma que le interesa estar en la “construcción de esta nación”.

Su espíritu del Pacífico colombiano ha aprendido de este espíritu francés que se construyó y tanto ha apoyado la paz de Colombia, firmada hace dos años.

Buenaventura terminará su año musical en Cali, el 28 y el 29 de diciembre próximos, con conciertos en el teatro municipal Enrique Buenaventura.

En el 2016, y por primera vez, fue invitado a la Feria de Cali a participar en las actividades del Salsódromo, el corazón de este encuentro anual.

¿Dónde y cuándo?

30 de noviembre. 7:30 p.m. Teatro Colón. Calle 10 n.° 5-32, Bogotá. Informes en el teléfono 5936300, en tuboleta.com y en el teatro. Boletas: de 35.000 a 90.000 pesos.


Redacción Paz Estéreo. Con información del diario El Tiempo. 

COMPARTIR