El crudo relato que cuenta cómo un militar mató a Juliana Giraldo

Foto: EL TIEMPO

Francisco Larrañaga, pareja de la mujer, reveló los detalles sobre la muerte que consterna al país.

Por: Michell Francois Romoleroux

EL TIEMPO

El cuerpo de Juliana Giraldo Díaz quedó desgonzado en el puesto del copiloto de un vehículo blanco que se movilizaba por zona rural de Miranda, Cauca, en la mañana de este jueves 24 de septiembre.

Un hombre desesperado corría de un lado a otro. «Dios mío, ayúdenme a hacer viral este video», gritó.

Sus súplicas continuaron: «Mataron a Juliana, ese man (un militar) le pegó un tiro en la cabeza. Ayúdenme, por favor».

(Le recomendamos leer: Ella era Juliana Giraldo, la mujer asesinada por un soldado en Cauca)

Ese hombre que lloraba desconsolado era Francisco Larrañaga, el compañero sentimental de Juliana Giraldo Díaz, la mujer de 38 años cuyo asesinato mantiene consternado al país.

Larrañaga le contó a EL TIEMPO que en la mañana de este jueves se dirigía con Juliana y otras dos personas hacia Corinto, también en el Cauca, a comprar unos repuestos.

(Lea también: ‘Nuestro delito fue dar el giro en la vía pública’: esposo de Juliana)

“Cuando llegamos al sector de Guatemala, 500 metros adelante, vimos que había ejército en la carretera y, como se me quedaron los papeles del vehículo en mi casa, dimos la vuelta para devolvernos», manifestó Larrañaga.

En ese momento, relató el joven, aparecieron dos soldados del monte que les dispararon.

«Cuando miré a mi pareja, estaba en el asiento del copiloto con la cabeza caída y sus sesos habían volado por todo lado”, lamentó.

Las acciones de los soldados no midieron ningún tipo de fuerza contra las personas que se movilizaban en el vehículo blanco. De hecho, dice la pareja de la víctima, las balas también perforaron las llantas y el techo del carro.

(Además: Golpean a policía en plantón en batallón por muerte de Juliana Giraldo)

Al igual que Larrañaga, los otros dos acompañantes salieron corriendo desesperados tras al ataque, pero Juliana quedó desvanecida en el asiento por el disparo fulminante en la cabeza.

El joven, quien es un comerciante de pollo y pescado en Miranda, contó que después de lo ocurrido salió en búsqueda de ayuda al pueblo. Fue el cabildo indígena el que,  inmediatamente, se desplazó al lugar y acordonó el sitio.

(Le puede interesar: Duque condenó asesinato de mujer en Cauca y pidió castigo ejemplar)

“Ellos me ayudaron mucho, sin su ayuda se hubiera monopolizado todo y hubiera quedado todo ahí”, indicó.

Larrañaga dijo que ni su pareja ni él tienen antecedentes penales para haber sido objeto de revisión en este aparente retén. Agregó que no había conos ni señalización de ningún tipo para hablar de retén como tal.

“Nosotros no tenemos armas, no tenemos drogas ni antecedentes, trabajamos con alimentos. No es un vehículo que tenga algún problema, tampoco las personas que íbamos adentro de él. Nuestro ‘delito’ fue dar el giro en plena vía publica para que salieran del monte a dispararnos”, manifestó.

Un testigo de lo ocurrido dijo que el uniformado del Ejército que les disparó reconoció su error luego de inspeccionar el vehículo y no hallar nada.

«La cagué, la cagué», dijo el testigo sobre la reacción del soldado.

(Le puede interesar: Mindefensa reitera «expresión de perdón» de hace dos semanas)

El testigo del hecho también contó que vio cuando otros uniformados del Ejército hicieron el levantamiento de los casquillos de las balas disparadas. “Es como si ellos mismos trataran de encubrirse”, agregó.

Hasta el lugar de la muerte de Juliana llegó Aura Díaz, hermana de la fallecida, quien le pidió a la Policía Nacional y al Ejército que paren de cometer estas acciones.

«Esto es desconsolador, es muy triste. Lo único que le pido al Presidente (Iván Duque)es que me apoye para traer a mi mamá, a que le dé el último adió a mi hermana. Ella está en España y no es posible salir en estos momentos», dijo Aura.

(Le sugerimos leer: Buscan a la hija de directora de Comisión de la Verdad en Antioquia)

Gloria Díaz, madre de Juliana, quien era estilista en Miranda, solicitó un vuelo humanitario para poder estar en las honras fúnebres de su hija.

Por su parte, el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, aseguró que el uniformado involucrado en la muerte de la mujer ya fue suspendido e indicó que las autoridades judiciales se encuentran realizando las indagaciones preliminares.

“El personal involucrado en el hecho será separado de sus funciones y ha sido puesto a disposición de las autoridades competentes, para las actuaciones que en derecho correspondan”, manifestó Holmes Trujillo.

(AdemásSectores de oposición piden renuncia del ministro de Defensa)

La Fiscalía General de la Nación, frente a este caso, señaló que fue asignado un fiscal experto para que aborde, junto con el equipo de trabajo, una perspectiva diferencial que atienda también a la identidad de género de la víctima.

“La Fiscalía General de la Nación lamenta este nuevo hecho de violencia que enluta a la población transgénero de Colombia y expresa su solidaridad y compromiso en la incorporación de un enfoque que respete la identidad de género de la víctima, en consonancia con los lineamientos trazados por el Fiscal General, Francisco Barbosa”, precisó la Fiscalía.

(También: Niño de dos años fue herido durante ataque a bala contra un familiar)

El Ejército, además, asumió que, en efecto, un militar le disparó al vehículo, acabando con la vida de uno de los tripulantes.

“Una mujer resultó muerta a causa de un disparo por parte de un integrante de la Fuerza. De manera inmediata la unidad informa lo ocurrido y se pone en conocimiento de las autoridades competentes, para que ellas en su proceso de investigación determinen el tiempo, modo y lugar de lo ocurrido”, dijo a través de un comunicado el Comando Específico del Cauca.

El cuerpo de Juliana Giraldo permanece en Medicina Legal donde le harán el proceso de necropsia, luego será sepultada en Miranda, donde desde hace dos años vivía con su pareja. La mujer era natural de Jamundí.

MICHELL FRANCOIS ROMOLEROUX
Para EL TIEMPO
POPAYÁN


Tomado del portal del diario EL TIEMPO