«Salvator Mundi»: la misteriosa desaparición del cuadro atribuido a Leonardo da Vinci valorado en US$450 millones

Foto: Christi’es

La apariencia de la obra antes (izquierda) y después de su limpieza y restauración.

Por: Redacción

BBC News Mundo

¿Dónde está el cuadro más caro de la historia?

«Salvator Mundi», obra del siglo XVI que se le atribuye al artista italiano Leonardo da Vinci, desapareció.

Tras una puja feroz en la casa Christie’s de Nueva York, se convirtió en el cuadro más caro de la historia vendido en una subasta.

Era el 15 de noviembre de 2017 y el comprador pagó US$450,3 millones.

Desde entonces, no se sabe dónde está.

Compra rodeada de misterio

La subasta de «Salvator Mundi» (Cristo como salvador del mundo) tuvo gran repercusión no solo por el precio récord que alcanzó sino por la identidad del comprador: el príncipe Bader bin Abdullah bin Farhan al Saud, miembro hasta entonces poco conocido de una rama lejana de la familia real de Arabia Saudita.

Christie’s quiso guardar tan cuidadosamente el secreto que, durante la subasta, creó una cuenta especial para él solo conocida por un pequeño grupo de ejecutivos de la casa de subastas.

Sin historial como coleccionista de arte ni fuente reconocida de riqueza, luego se supo que el príncipe Bader es amigo cercano y confidente del príncipe heredero, Mohammed bin Salman.

Posteriormente se aclaró que Bader -actual ministro de Cultura de Arabia Saudita- actuó en nombre de Bin Salman, el verdadero comprador de «Salvator Mundi».

«Un regalo al mundo»

Un mes después de la subasta, el Departamento de Cultura y Turismo de Abu Dabi anunció la adquisición del cuadro para exhibirlo en el Louvre local y fijó la presentación para el 18 de septiembre de 2018.

«Después de haber pasado tanto tiempo sin ser descubierta, esta obra de arte es ahora nuestro regalo al mundo», dijo el presidente del Departamento, Mohamed Khalifa al Mubarak.

«Esperamos con ilusión dar la bienvenida a personas de todo el mundo para que sean testigos de su belleza».

Sin embargo, la exhibición fue cancelada sin que el museo diera explicaciones.

El Departamento de Cultura del emirato no responde y, según información del diario estadounidense The New York Times, empleados del museo dicen en privado que no saben dónde está la obra.

El Louvre de París, que le licencia el nombre al de Abu Dabi, tampoco ha sido capaz de localizarlo.

Esto le preocupa especialmente al museo francés, que esperaba incluir el cuadro en una gran exhibición prevista para el otoño europeo para marcar el 500 aniversario de la muerte de da Vinci.

«Es trágico», le dijo a The New York Times Dianne Modestini, profesora del Instituto de Artes de la Universidad de Nueva York y curadora de arte que trabajó en la restauración del cuadro.

«Privar a los amantes del arte y muchos otros que se emocionaron con este cuadro -una singular obra maestra- es profundamente injusto».

Martin Kemp, historiador británico de arte que estuvo implicado en la autentificación del cuadro en 2008, declaró que tampoco sabe dónde está.

Las intrigas que rodean al cuadro

«Salvator Mundi» muestra a Jesucristo con una mano en señal de bendición y la otra sosteniendo el orbe aunque como una esfera de cristal.

El caso de la obra atribuida a Da Vinci es particular.

Pintado en torno al año 1500, el cuadro apareció nombrado en un inventario de la colección del rey Carlos I de Inglaterra tras su ejecución en 1649, para desaparecer de los registros históricos a finales del siglo XVIII.

El cuadro reapareció en la colección de un industrial británico del siglo XIX y en principio fue atribuido a uno de los alumnos del artista florentino.

En 1958 se vendió en una subasta en Londres por US$60 (equivalentes a US$1.350 de hoy).

Tres marchantes de arte lo encontraron en una subasta en Nueva Orleans en 2005 y se lo entregaron a la profesora Modestini, quien indicó que el cuadro no era de un discípulo de Da Vinci sino de él mismo.

En mayo de 2008, un comité de la National Gallery de Londres determinó que el cuadro era efectivamente obra de Da Vinci.

Sin embargo, los especialistas no se pusieron de acuerdo sobre la autoría del cuadro y, según el corresponsal de arte de la BBC, Vincent Dowd, la atribución a Leonardo no es universalmente aceptada.

Un crítico describió la superficie de la pintura como «inerte, barnizada, espeluznante, fregada y repintada tantas veces que parece simultáneamente nueva y vieja».

Pese a las dudas, la National Gallery de Londres incluyó el cuadro en una exposición dedicada a da Vinci en 2011-2012.

Un año después, los marchantes que lo habían comprado en 2005 se lo vendieron a través de Sotheby’s a un coleccionista ruso, Dimitri Rybolovlev, quien fue el vendedor de la obra en la histórica subasta de 2017.

Dudas y rumores

Con la enrevesada historia que precede a «Salvator Mundi», hay quienes sugieren que la cancelación de su exhibición puede deberse a que las autoridades del Louvre de Abu Dabi tienen sus dudas sobre su autoría.

Otra posibilidad es que el cuadro nunca llegara a Abu Dabi.

Teniendo en cuenta que, para empezar, nunca se supo con claridad cómo el emirato lo consiguió -si como regalo, préstamo o venta privada de los sauditas- algunos aventuran que quizá Bin Salman simplemente decidió quedárselo.

Y otras voces insinúan que «Salvator Mundi» nunca abandonó Europa.

El silencio de las autoridades respecto al paradero del cuadro solo consigue acrecentar el misterio.


Tomado del portal de la BBC Mundo